lunes, 12 de octubre de 2009

Día de la Hispanidad






Hoy celebramos el día de la hispanidad. En esta festividad conmemoramos el descubrimiento de América por parte de Cristobal Colón, por lo que mi entrada de hoy irá dirigida hacia este tema.


De primeras mi mente había pensado en postear el descubrimiento de América y toda la importancia que ello conllevó para España y Europa, pero esto ya lo han hecho otros blog (magníficamente, por cierto) así que sería escribir, más o menos, lo mismo y aburrir soberanamente al personal...


Por ello, mi cabeza ha dado una vuelta de tuerca y he pensado que esta entrada estaría dedicada a todos aquellos inmigrantes que, a lo largo de la historia y por diversas razones, han tenido que emigrar al otro continente en busca de comida, dinero, vivienda, fama, etc... Para todos ellos van estas palabras.


Hoy en día estamos acostumbrados a que lleguen a nuestro país miles de personas venidas de otros lugares, unos de forma legal y otros "sin papeles", a los cuales unas veces se les trata bien y otras son culpados, por diversas razones, de alterar la convivencia, falta de integración o pandillismo, robos, asesinatos...


Antaño eran nuestros familiares los que tenía que marcharse para dar de comer a sus familias, para intentar dar un futuro próspero a sus hijos, para poder vivir. Llegando a sufrir en su persona el rechazo que nosotros, ahora, ofrecemos a la gente que viene a buscarse la vida desde otros lugares del continente.


Por ejemplo, en Asturias, a mediados del S. XIX, unas 100.000 personas emigrarían hacia América en busca de fortuna. Incluso en las primeras décadas del S. XX se masificará esta marcha hacia las tierras sudamericanas.


En su mayoría las personas que se iban en busca de una nueva vida al otro continente serían jóvenes con falta de recursos en sus familias, que buscaban librarse del servicio militar o ansiaban huír de la pobreza a la que estaban destinados en sus pueblos.



En estos tiempos ya existirían las mafias (muy de moda hoy en día a la hora de justificar la inmigración ilegal) que no serían otros más que los propios armadores de los barcos, que ofrecerían unas condiciones pésimas a los viajeros, por un precio exorbitado.



También podemos apreciar como el "efecto llamada" hacía aparición en estos fenómenos (otro de los problemas que se le achaca a la inmigración en la actualidad) en su mayoría provocado por los poquísimos y afortunados emigrantes que volvían a Asturias enriquecidos y que no ocultaban su opulencia al construir enormes mansiones que, todavía hoy, son dignas de visitar. Estos personajes eran denominados comúnmente como indianos.


La inmensa mayoría de los emigrados vivirían en la misma miseria de la que quisieron escapar en sus pueblos natales, por lo que sus esperanzas de una vida mejor quedaron sepuladas para siempre junto con su amor por su tierra.


Pocos fueron los que, aún en la pobreza, pudieron volver a España y encontrar un trabajo con el que ir sobreviviendo. La historia no nos habla de ellos, los conocemos por la tradición oral, ya que la historia a veces es muy injusta y sólo escribe sobre los ganadores...


Deseo que estas pequeñísimas pinceladas hagan que vuestro interés sobre el tema aumente y que incrementéis vuestro saber a través de los medios que tengáis al alcance.


Como primer aporte os recomendaré este libro: el viaje de los emigrantes asturianos a América de Juan Carlos de la Madrid, que os servirá de pequeña introducción a este mundo.


Espero vuestros comentarios.


Un saludo!





0 comentarios:

Related Posts with Thumbnails