martes, 13 de octubre de 2009

Francisco Ferrer i Guárdia



Hoy conmemoramos el aniversario del asesinato de Francisco Ferrer i guárdia, uno de los más avanzados pedagogos de su tiempo.
Su muerte se enmarca dentro de los altercados ocurridos en Barcelona, y otras ciudades catalanas, conocidos como la semana trágica.

Este hombre fue el fundador de la Escuela Moderna, donde se educaba a los niños de una manera diferente a la que existía por aquel entonces. El centro se fundó bajo los valores de la igualdad de sexos, ya que era de enseñanza mixta, y pensamiento libertario y anticlerical.
De inclinaciones abiertamente ácratas y republicanas, siempre estuvo en contacto con los españoles revolucionarios exiliados en Francia, llegando a ser su correo en innumerables ocasiones. Este hecho hizo que, él mismo, tuviera que huír del país para poder eludir la justicia.

Ya en París comenzó a interesarse por la pedagogía y a fraguar su gran invento, la Escuela Moderna. Así, al mismo tiempo que crecía su interés por la educación, los contactos que tenía con grandes líderes anarquistas como Eliseé Reclus o Piotr Kropotkin alimentaban y engrandecían su faceta revolucionaria hasta el punto de ayudar económicamente al movimiento libertario.

De vuelta a Barcelona compaginó su labor pedagógica con la edición de un periódico ácrata llamado La Huelga General, el cual fue una referencia dentro del movimiento anarquista, que se estaba consolidando en esos momentos.

Fue persegido por las autoridades gubernamentales y eclesiásticas durante toda su vida, siento, incluso, encarcelado por un asesinato que nunca cometió o clausurándole su amada escuela. Por ello, no dudó en emprender una gira por diversas ciudades europeas donde denunció la barbarie que estaban comentiendo los políticos y grandes jerarcas de la iglesia católica en España.

Tras estos acontecimientos, volverá a asentarse en París donde comienza un programa de educación similar al que había implantado en Barcelona, pero esta vez a nivel europeo. Para esta empresa se unirá a grandes libertarios como Laissant o Malato, que darían el toque internacional que se necesitaba. También, para esta causa, Francisco Ferrer fundará la revista La Escuela Laica, de marcada tendencia anarquista.

Nuevamente, retornará a España e intentará organizar una huelga general en defensa de los presos de Alcalá del Valle. Esta convocatoria tendrá un seguimiento nulo ya que el presidente del gobierno, Antonio Maura, dará la amnistía a los reos.

En julio de 1909 al producirse las graves disturbios de la semana trágica, será acusado de inductor de los acontecimientos, detenido y juzgado por un tribunal militar. Con todo tipo de testimonios falsos y pruebas alteradas, fue encontrado culpable y condenado a pena de muerte.

Pese a los numerosos mensajes que la política europea había mandado a Maura y las manifestaciones desde las grandes capitales de Europa en favor de la conmutación de la pena, Francisco Ferrer i Guárdia sería ejecutado al amanecer del día 13 de octubre de 1909.

Se dice que no quiso que se le vendasen los ojos y que antes de ser ajusticiado gritó: "viva la Escuela Moderna". Pero eso quedará para la leyenda de este gran personaje...












3 comentarios:

Tabitú dijo...

Hola Vanessa! Has sido ganadora en la repesca de mi Sorteo... pásate por el blog y verás porqué digo repesca, jajaja. Cuando puedas me mandas un correo con tus datos postales y te envío una sorpresita!
Enhorabuena!

Cayetano dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cayetano dijo...

Perdón por el error.
Repito el comentario.

Lo de Ferrer y Guardia fue una vergüenza. Buscaban un cabeza de turco que pagase los platos rotos de la sublevación popular, motivada por las irregularidades y la injusticia en la leva de los mozos. Eso sin contar el desastre en Marruecos. Maura era un impresentable.
Un saludo.

Related Posts with Thumbnails