jueves, 29 de octubre de 2009

Historia del anarcofeminismo en España II



El grupo “Mujeres libres” planteó por primera vez en España la problemática de la mujer desde una perspectiva de clase (la liberación femenina subyugada a la emancipación de la clase obrera).
Este planteamiento de clase será el que las diferencie de otros movimientos de talante burgués (como el sufragista), ya que nos encontraremos con feminismo proletario y revolucionario.
Uno de los primeros trabajos que realizó la asociación feminista fue el de educar a las mujeres para acabar con el alto grado de analfabetismo que imperaba entre ellas, un aspecto por el cual eran esclavas del hombre.
También las formaban en tareas profesionales para que pudiesen integrase en el mercado laboral y así ganarse un sueldo que les ayudase a independizarse.
Uno de los pilares clave de su pensamiento sería la liberación sexual como método de obtener la misma libertad que el hombre. El amor libre y la poligamia serán cuestiones defendidas en contra de la subordinación al matrimonio, que las hacía de menos ante sus maridos.
El control de la natalidad también será un tema tratado, debido a que su control evitará tener que estar atadas a la casa de forma permanente mejorando la economía, al ser las familias en su mayoría, de salario reducido.
En contra de lo pensado por una parte de los cenetistas que seguían los postulados de Proudhom, esta organización consideraba que la integración de la mujer al trabajo no tendría por qué perjudicar al obrero masculino, sino que su unión podría dar mejores frutos en el campo de las reivindicaciones laborales y salariales.
“Mujeres libres” tenía claro que había que comenzar cambiando el hogar para conseguir la transformación en la sociedad. Y este sería el tema más difícil con el que tendrían que enfrentarse: “(…) tiene una mentalidad contaminada por las más características aberraciones burguesas. Mientras claman contra la propiedad, son los más furibundos propietarios. Mientras se yerguen contra la esclavitud, son los “amos” más crueles. Mientras vociferan contra el monopolio, son los más encarnizados monopolistas (…)”[1]
Pese a todos sus intentos “Mujeres libres” no conseguirá convencer a los anarcosindicalistas.
Durante la Guerra Civil las mujeres tendrán que movilizarse contra el fascismo y contra sus propios compañeros de la Confederación, que estaban a favor de su participación al considerar que tenían que quedarse en casa cuidando de la educación de sus hijos.

[1] Lucía Sánchez Saornil

5 comentarios:

General Gato dijo...

Nada de lo contenido en el posteo anterior y en éste me extraña. Esos anarquitos no son los primeros ni serán los últimos oprimidos que se transforman en opresores. Ahí están los cristianos perseguidos por los paganos para transformarse en perseguidores a su vez, los judíos perseguidos por los nazis sólo para terminar sus días persiguiendo palestinos, los yankis que se liberaron de los ingleses sin liberar a sus propios esclavos... Parece ser la condición humana que "la libertad es buena para mí y mi sombra", y el resto que se joda.

Excelentes posteos, las dos partes sobre el anarcofeminismo. Saludos.

P.D.: ¿Abuso mucho de la confianza si sugiero configurar el blog para que la página de comentarios aparezca en una ventana emergente? Así solo carga el formulario de comentarios, no el posteo entero (importante en particular si uno viene de la página principal y no de un posteo). Gracias.

Pablo D. dijo...

Muchas gracias por pasarte por aquí.

Creo que ya he hecho lo que me has dicho, a ver si está bien...jajaja

Un saludo!

Cayetano dijo...

Está claro que la revolución o, si se prefiere, el cambio radical de esta sociedad, hay que empezarla dentro de cada casa. Si no cambiamos lo que está más cerca, difícilmente cambiaremos nada. De nada sirve pedir libertad y derechos por las calles si tenemos a la pareja esclavizada, sometida y dedicada sólo a servir a los demás. Y esto, por desgracia, era y sigue siendo, aunque mucho menos, algo frecuente en las familias de trabajadores.
Saludos.

Mila dijo...

Hola a todas/os,
Estoy de acuerdo con Cayetano, sin embargo el problema viene cuando en tu casa intentas seguir lo que crees unas normas correctas (nada de discriminación; igualdad de sexo, raza, etc.) y tus hijas/os salen a la calle y se encuentran con una escuela que todavía está anclada en viejas creencias (en muchos casos), con una sociedad que exhala discriminación y con las nuevas generaciones que están volviendo al arrullo de los pensamientos que regían a comienzos del siglo XX.
Un saludo, Mila.

Monica dijo...

Estoy de acuerdo en que se está dando un retroceso en los avances conseguidos por las mujeres, quizás resultado de una relajación general tras conseguir algunas libertades combinado con las políticas neo-conservadoras que empiezan a dominar Europa y América.

Pero como dice el lema feminista de los 60, lo personal es político. No pueden considerarse por separado, son parte del mismo continuo. La opresión actua desde muchos frentes y hay que trabajar desde todos ellos: el académico, el activismo, la vida personal, etcétera. Cuantos más, mejor!

Saludos desde Manchester,

Mónica

Related Posts with Thumbnails