jueves, 11 de marzo de 2010

Cita: Dios y el Estado



"Cuando se trata de zapatos, prefiero la autoridad del zapatero; si se trata de una casa, de un canal o de un ferrocarril, consulto la del arquitecto o del ingeniero. Para esta u otra ciencia especial me dirijo a tal o cual sabio. Pero no dejo que se impongan a mí ni el zapatero, ni el arquitecto ni el sabio. Les escucho libremente y con todo el respeto que merecen su inteligencia, su carácter, su saber, pero me reservo mi derecho incintestable de crítica y de control. No me contento con consultar una sola autoridad especialista, consulto varias; comparo sus opiniones, y elijo la que me parece más justa. Pero no reconozco autoridad infalible, ni aún en cuestiones especiales; por consiguiente, al margen del respeto que pueda tener hacia la honestidad y la sinceridad de tal o cual individuo, no tengo fe absoluta en nadie."

Mijaíl Bakunin, "Dios y el Estado".

2 comentarios:

Cayetano dijo...

Sí señor. Hay que ser escéptico y no creer nada a priori ni en la infalibilidad de nadie, ni siquiera porque lo diga Bakunin o Marx o Hegel. Ser absolutamente soberano de ti. Es una postura razonable, además de sincera.
Saludos.

Anónimo dijo...

"Una fe semejante sería fatal a mi razón, la libertad y al éxito mismo de mis empresas; me transformaría inmediatamente en un esclavo estúpido y en un instrumento de la voluntad y de los intereses ajenos" Y en esas estamos, la sociedad está esclavizada, una sociedad instrumentalizada en post del poder y del Estado.

Dios y el Estado... esas lecturas que ha "desordenado" mi forma de ver las cosas,aún y cuando siga sin tener fe absoluta en nadie, salvo en mi misma.

Osasuna eta askatasuna!

Related Posts with Thumbnails