martes, 9 de marzo de 2010

Día de la mujer



"Si Federica montseny, contradictoria y enérgica como fue, pudiera dirigirse a las mujeres que actualmente ocupan puestos de poder en España, probablemente lo haría con palabras similares a las que dedicó al asunto en uno de sus artículos. "¡Gobernar! He aquí toda la idealidad, toda la ética, todo el valor humano del feminismo, palabra sólo aplicable a las mujeres ricas, porque las pobres nunca han sido ni serán feministas, ¡ ni las dejarán serlo!", escribía en La Revista Blanca en 1942. "El feminismo está fosilizado por los prejuicios y la moral reinante y jamás comprenderá lo que es un ideal de armonía absoluta, de paz completa, de universalismo amplísimo... y de libertad sin límites".


Como todos los anarquistas, era contraria a la política e, incluso, en los años 20 había dejado patente su desconfianza hacia el movimiento fominista más en boga en la época, el sufragismo y, en general, hacia cualquier reivindicación de derechos políticos para las mujeres. La abolición de todo poder era el pilar sobre el que se asentaba su filosofía anarquista y, para llevar a a cabo ese cambio liberador, montseny confiaba en las organizaciones obreras, particularmente en la CNT, cuyo centenario se celebra este año. Cuando ella escribía aquellas palabras contrarias a la política y al feminismo, sin embargo, nadie apostaba por una organización que, en los años de clandestinidad y censura de la dictadura de Primo de Rivera, se replegó hasta casi desintegrarse. Surgiría con fuerza poco después, con el advenimiento de la República, durate la cual Federica pudo representar un destacado papel como transmisora de los discursos revolucionarios de organización.


Al estallar la guerra y requerirse la participación de la CNT en el gobierno de Largo Caballero, su secretario general, Horacio M. Prieto se dirigión a Federica Montseny para que fuera uno de los cuatro ministros de la Confederación. Ella lo rechazó: " Yo me siento totalmente identificada con la FAI y los postulados antigubernamentales del anarquismo", le dijo, "sería una contradicción ser ministra". Sin embargo, Horacio M. Prieto, tenía mucho interés en nombrar una mujer, pues sabía del impacto que eso provocaría: "Los ojos de los obreros de medio mundo están puestos en nosotros", argumentó, "será un tremendo golpe de efecto no sólo aquí, sono también en el extrajero, en nombramiento de una mujer como ministra".


Sería, en efecto, una contradicción. No sólo se le ofrecía un cargo de carácter político, sino que se hacía un nombre de las mujeres, cuyos derechos políticos ella había visto innecesario reivindicar. Pero aceptó. Y se convirtió así en la primera mujer ministra de España. Hasta ese momento sus colegas europeas sólo lo habían conseguido en Gran Bretaña, finlandia y la Rusia recolucionaria de Lenin. Federica Montseny es, por tanto, el referente histórico remoto de las mujeres que ahora la suceden, aunque quizá algunas de ellas ignoren su existencia tanta como quienes han asegurado que Bibiana Aído era la ministra más joven de la democracia española. No es cierto, lo fue Federica, que accedió al cargo asímismo con 31 años, más contradictorios, pero también más lustrosos y aprovechados."


Irene Lozano (Periódico CNT)


Hablar de la Montseny es hacerlo de un personaje histórico muy odiado por unos y alabado por otros.


Nunca dudaré de su capacidad de lucha y de entrega, porque para llegar donde llegó en aquella época, donde las mujeres se dedicaban al hogar y poco más, necesitó mucho esfuerzo. Pero siempre me ha parecido una persona que ha utilizado el anarquismo para sus propios beneficios.


Sinceramente no me creo que su respuesta ante el ofrecimiento de formar parte del gobierno haya sido esa (en unos cuantos libros se señala que Federica puso como condición para ser ministra que Juan García Oliver también lo fuese), ya que desde pequeña fue educada para llegar a lo más alto en la organización anarcosindicalista.


Podría seguir hablando de ella y de su familia (crearé un post para ellos) pero no lo haré, porque la intención de esta entrada es felicitar, con un día de retraso, a las mujeres. Honrar a aquellas que, a lo largo de la historia, han luchado y dejado su vida por un futuro mejor.


Me vienen a la memoria mujeres, madres de familia, que tuvieron que mantener la economía familiar durante la Guerra Civil ocupando, por ejemplo, los puestos de sus maridos dentro de las minas. O las que trabajaban de sol a sol lavando, planchando y tejiendo las ropas de otros para dar un plato de comida a sus hijos...


Para todas ellas va este post...

4 comentarios:

Trecce dijo...

Todo reconocimiento es poco para tantas mujeres que viven día a día con una gran desventaja en una sociedad que es lo que es.
En cuanto a Federica Montseny y a tantos otros, es difícil juzgarlos desde la perspectiva actual, vivieron momentos muy duros, en los que tenían que tomar decisiones que ellos, seguramente, no sabían que iban a tener la trascendencia que han tenido.
Por eso yo, siempre que puedo, me muestro bastante cauto a la hora de enjuiciarles desde nuestra posición bastante más cómoda que la que tuvieron ellos.

Pablo D. dijo...

Si miramos hacia atrás somos la generación que en posición más cómoda hemos vivido de toda la historia. Pero no por ello vamos a dejar de valorar las actuaciones de nuestros antepasados.

Hay una fase que dice que la historia se escribe en el presente y que el futuro es quien la corrige.Para eso estudio esta carrera, para tener un espíritu crítico y poder valorar los pros y los contras de cualquier acontecimiento.

Yo no juzgo a Federica como persona en sí(porque cada uno somos un mundo en nuestras casas), sino como un personaje histórico de este país que para unos ha hecho cosas fantásticas y para otros no.

Por eso me siento legitimado para expresar mi opinión, siempre desde el respeto, sobre cualquier personaje que ocupa (o no)un papel importante dentro de la historia.


Gracias por pasarte por aquí, un saludo!

Isabel Romana dijo...

Gracias por tu recuerdo a las mujeres. Ellas - nosotras - han sostenido la sociedad tantas veces... Como muy bien recuerdas, ocupando el lugar de sus maridos en las minas o en las fábricas o en el campo, siendo fuertes cuando todo a su alrededor se derrumbaba, siendo capaces de dar amor aún en medio del odio. Nunca las celebraremos bastante. Un cordial saludo.

Cayetano dijo...

Federica es todo un ejemplo de mujer entregada a una causa noble,una luchadora, independientemente de su ideología y de si fue o no coherente con los postulados anarquistas.
Saludos.

Related Posts with Thumbnails