martes, 27 de abril de 2010

Franco fusiló a 1259 personas en la cárcel gijonesa de El Coto



«Las encargadas de romperles costillas, dientes y mandíbulas a las reclusas eran mujeres de derechas, muy católicas».

Enriqueta Ortega Valcárcel ha llorado muchas veces en los últimos años al salir de casa de las víctimas de Franco que han compartido con ella su testimonio oral. Esta historiadora burgalesa que lleva más de dos décadas investigando la represión franquista en la cárcel de El Coto ofreció ayer una conferencia en la Casa del Pueblo para hablar «del terror sobre el que se consolida la dictadura» sufrido por miles de presos entre los muros de la prisión. Una violencia practicada «con saña».

-¿Qué tiene de particular El Coto?

-La cárcel de Gijón fue uno de los lugares a los que fueron a parar las personas que defendieron el gobierno legítimo. Y que, como consecuencia, sufrieron detenciones, torturas, consejos de guerra y largas condenas. Se hizo con un concepto moderno: no es la cárcel que reprime, sino la cárcel para adaptarse a la sociedad. Pero ese concepto se rompe con el triunfo de los rebeldes en la guerra.

-¿Cuántos reclusos llegó a albergar?

-Está concebida para unos 159 y pasan por ella, a lo largo de los años del primer franquismo, desde 1937 a 1955, más de 11.000 presos, con lo que pueden imaginarse las condiciones de hacinamiento, falta de higiene, de intimidad, de comida… Se tenían que distribuir las baldosas del suelo. Y una fila de baldosas era lo que podía ocupar cada preso. De manera que, si un preso quería darse la vuelta, tenían que darse la vuelta todos.

-¿Han podido contabilizarse las víctimas mortales?

-Son 1.250 fusilados varones aproximadamente y 9 mujeres.

-¿La tortura era algo habitual?

-La tortura se produce desde que les detienen. Pasan por los centros de información y vigilancia, que no son más que lugares de tortura. Después, a cárceles locales, donde se repetía la situación, locales de Falange y campos de concentración como El Cerillero, donde volvían a estar en manos de falangistas que, muchas veces, son conocidos suyos, de su misma localidad. En ocasiones, la llegada a la cárcel viene a ser una cierta liberación, pero no necesariamente. Sobre todo, para los condenados a muerte.

-¿Se ensañaron con las mujeres?

-Hubo violaciones por parte de falangistas próximos a la familia cuando acudían a ellos buscando ayuda. En el caso de las presas, eran otras mujeres de derechas, muy católicas, las damas de España, las encargadas de entrar a romperles costillas, dientes, mandíbulas. Con total impunidad.

-¿Hay algún testimonio que la haya conmovido especialmente?

-El de una mujer que estuvo doce años escondida y que se entregó en el año 50 a la Guardia Civil y todavía los falangistas fueron a insultarla. O el de una maestra fusilada por inculcar a sus alumnas valores como la libertad.

-¿Cuántos supervivientes de la cárcel de El Coto quedan con vida?

-Van quedando muy pocos. Y ninguno tiene afán de revancha. Empecé a hacer entrevistas en 1989 y muchos han muerto desde entonces. Otra cosa que me preocupa mucho es que todavía hay mucho miedo. Hay personas con testimonios tremendos que no se atreven a hablar. Los responsables somos nosotros, que no hemos hecho que se sientan seguros. Les debemos un gran homenaje para que sepan que estamos ahí y que entendemos todo lo que han vivido.

-¿La Transición se cerró en falso?

-La Transición fue un engaño para gran parte de la población, pero estamos a tiempo de replantear muchas cosas. En Argentina, la Ley de Punto Final se ha revisado y ha permitido llevar a la cárcel a militares golpistas y torturadores. Si esto es una democracia madura, tendría que revisarse la Ley de Amnistía. Porque la dictadura no sólo fue la represión del primer momento: Franco murió matando y en España hubo una única historia durante 40 años en los que no se pudo levantar ni un solo muerto de las cunetas. Muchas vidas quedaron en el camino. La derecha que se opone de forma obsesiva manipula la historia diciendo que se abrirán heridas. Y todas seguirán abiertas mientras no se haga un reconocimiento pleno de lo que fue la represión.

Entrevista realizada a Enriqueta Ortega-Historiadora, en: http://www.elcomerciodigital.com/
Gijón, 14/4/2010

(Para ver la entrevista entera pincha aquí)


32 comentarios:

Cayetano dijo...

Eso que comentas sobre la gente que todavía tiene miedo a hablar es totalmente cierto. En el pueblo de mi mujer, hay gente que desconfía y prefiere no decir nada de los que se quedaron con las tierras tras la guerra. El miedo se ha instalado en estas personas de forma imborrable.
Es un trauma difícil de superar.
Un saludo.

ROSALIANM dijo...

¡Qué horror con las mujeres de derechas muy católicas! Cómo se ha intentado ocultar tantas barbaries del régimen franquista. Escalofriante amigo.
Un saludo y feliz día.

Xibeliuss dijo...

¡Jod..! Sólo el inicio de la entrada me ha dejado hecho polvo.
Saludos

Mercedes dijo...

Estoy atónita, aunque desgarrador, tu post es muy revelador e interesante.
Saludos. Me voy estremecida.

CarmenBéjar dijo...

El relato pone los pelos de punta... ¿cómo la Humanidad puede llegar a daños tan desproporcionados, extasis conseguido por medio de la tortura, el desagrro y el dolor y la muerte?

Un saludo

La Dame Masquée dijo...

Que horror, monsieur. Pareciera que solo en los campos de concentracion nazis sucedian tales horrores, pero tambien los habia en otros lugares, como usted nos muestra.
Y si hubiera sido la ultima vez!

Feliz dia, monsieru

Bisous

Mónica dijo...

EXTRAORDINARIA Y DESGARRADORA ENTREVISTA! POR TODO LO Q ELLO SUPONE...!!
BESOS
GRACIAS POR PASAR POR EL BULEVAR!!

Mónica dijo...

POR CIERTO...TE RECOMIENDO Q PASES POR en el camino..TE VA A GUSTAR!!
BESOS BIS

Pablo D. dijo...

Escuchando hoy una tertulia radiofónica, un periodista se atrivió a decir que era mentira, que hoy en día ya no existía el miedo al franquismo.

Este miedo sigue vigente no sólo en nuestros abuelos sino también en nuestros padres, que sufrieron la dictadura cuando eran niños.

Mientras este temor siga vivo, todos los criminales (de uno y otro bando) seguirán campando tan impunemente.

Un saludo, Cayetano!

Pablo D. dijo...

Como dice el refrán, Rosalianm, "A dios rogando y con el mazo dando".

Cuántos crímenes ha ocultado la iglesia católica...

Un saludo, amiga!

Pablo D. dijo...

Y eso que sólo habla de una cárcel en concreto...

No puedo alcanzar a imaginar lo que pudo llegar a pasar en otras cárceles más grandes...

Un saludo, Xibeliuss!

Pablo D. dijo...

Este post tiene como finalidad concienciar a las personas del sufrimiento que han tenido que pasar miles de individuos por el mero hecho de tener ideologías diferentes.

Debemos concienciarnos de que nunca vuelva a ocurrir semejante barbaridad...

Un saludo, Mercedes!

Pablo D. dijo...

Siempre digo que el ser humano es la peor arma contra sí mismo...

Se juntan cuatro personajes sin ningún tipo de rencor, ni cargo de conciencia alguno y forman estas grandes catástrofes...

Un saludo, Carmen!

Pablo D. dijo...

La diferencia entre los nazis y el régimen franquista es que Hitler estuvo en el poder unos cuantos años, mientras que nosotros a Franco lo tuvimos que sufrir durante casi cuarenta...

Aquí también se puede decir que existieron algunos campos de concentración. No tan letales como los alemanes, pero si muy crueles con los prisioneros...

Soleado día, madame.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Si, Mónica, es una entrevista muy impactante.

Gracias por pasarte tú por aquí. Iré a visitar el camino ahora mismo.

Un saludo!

NORMA SANTOS dijo...

Pablo, muy acertada esta entrevista. La transición se cerró en falso y por ello ahora padecemos tanto revuelo que parece no cerrar las heridas de nadie.
¡Como me culturizo con tu blog amigo!
Un abrazo.

Pablo D. dijo...

Tienes mucha razón, Norma. La transición fue un éxito en cuanto que se realizó de manera pacífica.

Pero se taparon demasiados temas pensando que en el futuro se olvidarían y no es así... La de tantos y tantos muertos tiene que ser honrada.

Un saludo, amiga!

Las Reinas Del Garito dijo...

Buenas, compañero.

Hace un rato ha habido algún problema y no nos ha publicado el comentario.

Sólo mostrar el horror que supone conocer las condiciones de las cárceles de esta época. La novela de Dulce Chacón, "La voz dormida" es una manera estupenda (y muy dura) de cómo eran las cárceles femeninas.

En cuanto al miedo al franquismo, es de lo más normal. Después de tantas décadas cuidando lo que decías y a quién...

Saludos.

Pablo D. dijo...

"La voz dormida" es una novela fantástica, teneis razón, Reinas. Es muy ilustrativa de lo que pasó en esa época y también es muy buena manera de introducirse de una manera más "ligth" en este tema.

Es lógico el miedo, pero lo que no lo es son estos periodistas al servicio de los partidos políticos que deforman las noticias según su antojo...

Un saludo!

Nikkita dijo...

Hola Pablo, como bien dices, aquí tuvimos nuestros propios campos de concentración, que además se construyeron asesorados por los nazis, y no tenían nada que envidiarle a los de los alemanes.
Hay gente que ha muerto sin haber soltado nunca palabra de lo que vivió allí dentro, y de los pocos que quedan vivos, sigue habiendo muchos que no quieren hablar del tema, unos por miedo, otros por el horror que vivieron.
Muy buena entrada!.
Besos.

Isabel Romana dijo...

Impresionante testimonio de esta historiadora. Coincido con ella en que las heridas no se podrán cerrar si no se puede enterrar dignamente a las víctimas. Es inconcebible que a estas alturas aún estemos así. Y es que el franquismo continúa con fuerza, aunque esté disfrazado. Saludos cordiales.

Pablo D. dijo...

¡Cuánto nos puedes contar tú de esto, Nikkita!

Es una pena que no salgan a relucir estas historias porque serían una razón más para que la memoria de los represaliados fuese honrada como se merece.

Me parece normal que muchos de ellos no quieran hablar. Yo en su caso no tendría fuerzas para volver a revivirlo todo, aunque fuese mentalmente. Si los encarcelados no son capaces de vivir con este cargo de conciencia, ¿Cómo pueden hacerlo sus verdugos?...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

El franquismo no está disfrazado, Isabel. Sólo estuvo agazapado durante un tiempo hasta que las situación fuese propicia...

Y aquí están otra vez, orgullosos de los horrores que comentieron en el pasado y entorpeciendo la necesidad democrática de restituir la memoria de todos aquellos que tanto sufrieron...

Un saludo!

Enrique dijo...

Es tremendo lo que pasó en el Coto. Pero lo más tremendo es que aún haya quien niegue esos hechos o lo consideren algo aislado cuando fue generalizado.
Es cruel negarles la realidad a quienes la sufrieron.

Saludos, Pablo.

Tani dijo...

Querido Pablo si queremos que el "Nuca Más" tenga sentido no sólo en Sudamérica sino en todos los países en donde se cometieron abuse desde las instituciones del Estado es indispensable socializar la dictadura, dar a conocer detalles, anécdotas, episodios de lo ocurrido. No con un afán morboso, sino para refrescar en la memoria de la sociedad las atrocidades de pasado.

Bien hecho como siempre.

Un beso enorme amigo querido, no sabes bien lo mucho que me gusta leerte

J:B. dijo...

¿Y cuántos asesinó Carrillo en Paracuellos del Jarama?

¿Lo pondrás en el próximo post?. Para ser objetivo hay que contar también los asesinatos de la otra parte, que algunos todavía están vivos y aún se les puede juzgar.

Pablo D. dijo...

Es muy cruel, Enrique. Se les debe de honrar para que puedan descansar en paz ellos y sus familias.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

El fenómeno del !nunca más! tiene que aparecer allá donde se cometiese una injusticia.

Creo que para que un estado llegue a ser democrático al 100% tiene que comenzar por serlo con su pasado. El gobierno de España tiene que darse cuenta de ésto y solucionar de una vez por todas esta situación.

Un saludo, Tani.

Pablo D. dijo...

No te voy contar mis próximos post, J.B. Pero si te voy a decir que tengo un par de entradas preparadas para Paracuellos de Jarama y para el asesinato del empresario Bultó (Espero verte por aquí).

Creo que nos has visto más que esta entrada ya que hace unos días he posteado sobre un brytal aseinato cometido a unos mienbros de la iglesia. Por lo que te recomiendo que te pases por él y veas si te gusta o no.

Con respecto a el número de muertos que causó Carrillo 8o el ejército republicano en general) creo que es infinítamente menor que los que cometió Franco y sus secuaces durante casi cuarenta años de gobierno.

Espero verte por aquí, siempre serás bien recibido.

Un saludo!

Roca genocida dijo...

Che Pablo, como dijo Benjamín Prado el año pasado cuando presentó "Mala gente que camina" en la Feria del Libro de Buenos Aires, que habla de los niños apropiados por los falangistas. En varias entrevistas, burla burlando, dijo que una de sus finalidades era aliviar de culpas a los argentinos: “Quiero contaros que vuestra dictadura no inventó nada”.

Aurelia Cuesta dijo...

Hola Pablo!!!!!!!!!!
Es la primera vez que entro a tu blog. Me movilizó muchísimo esta nota de la historiadora. Como puedo hacer para saber a donde fue a parar el cuerpo de mi abuelo, fusilado por ser minero participativo en las huelgas. Mi abuela, con cinco hijos menores a un campo de refugiados, etc. Hoy siendo yo mayor, no tengo familia a quien preguntarle mas datos.
Si tú me puedes orientara que institución me puedo dirigir, para obtener información, te lo agradeceré por siempre.
Excelente tu blog.
Un Abrazo.muzzleas
Aurelia

Pablo D. dijo...

Hola Aurelia. Gracias por pasarte por aquí.

Me pillaste, no tengo mucha idea de donde puedes preguntar para obtener información. Pero creo que en esta página te podrán ayudar un poco más (http://www.memoriahistorica.org/)

Se trata de la Asociación para la recuperación de la memoria histórica. Seguro que si les mandas un mail contándoles tu situación sabrán, mejor que yo, donde remitirte.

Espero haberte sido de un poco de ayuda. Si necesitas algo más, no dudes en contactar conmigo...

Un saludo!

P.D: Me ha interesado mucho tu tema. Si eres tan amable, me gustaría que me fueses informando de los avances en la investigación (bien por aquí o bien a mi correo electrónico).

Related Posts with Thumbnails