lunes, 31 de mayo de 2010

Discurso del General Yagüe (1938)


Discurso del General Yangüe en Burgos el 19 de abril de 1938.


Vengo a pedir perdón para los que sufren a tratar de sembrar amor y a restañar heridas.


Burgaleses»: Al hablar ante este pueblo en que yo me formé, donde yo empecé a luchar por la vida, donde he disfrutado de muchas alegrías y he llorado la mayor de mis tristezas, al hablar en esta tierra cuna de todas las virtudes y de todas las hidalguías, donde yo tengo mis mayores afectos, pido a Dios que me ilumine, porque vengo a pedir perdón por los que sufren, a tratar de sembrar el amor y desterrar el odio, a restañar heridas. Pido a Dios que me ilumine también para llevar al animo de los hombres de corazón frío, de los hombres faltos de fe, que España necesita en estos momentos de los esfuerzos de todos sus hijos, que es criminal no pertenecer al bloque nacional y mucho mas tratar de escindir, tratar por ambiciones o rencores o pequeñas pasiones de crear capillitas y que esto que es criminal, en estos momentos pudiera ser también un deporte peligroso.

Yo quisiera, burgaleses, poder llevar a esos hombres al frente y por duro que fuese su corazón, al poco rato se darían cuenta de la grande de los momentos que estamos viviendo y cuando viesen combatir a nuestros soldados se sentirían orgullosos y felices de haber nacido en un país que dio tales hombres, se sentirían felices de tener como compatriotas a tales héroes.

¡Qué valientes son nuestros mozos, camaradas burgaleses! (Aplausos).

Con qué alegría se enfrentan con todos los peligros! ¡Con qué decisión vencen todas las resistencias! ¡Con qué acometividad atacan y cuando caen lo hacen con la sonrisa en los labios y brotándoles del corazón el «Arriba España»! (Gran ovación).

La nobleza de nuestros combatientes, su virtud más grande.

Y con ser el heroísmo, camaradas, tal como es, no es para mí la virtud más grande que tienen nuestros combatientes, la virtud más grande que informa nuestros guerreros es la nobleza.

Yo quisiera que esos hombres, fríos de corazón, viesen a nuestros guerreros cuando exte­nuados de marchas inauditas, cuando dolorido todo su cuerpo de salvar malezas y breñales, cuando rotos sus nervios de estar sometidos horas y horas y días y días a peligros, cuando tienen contristado su animo de ver caer a su lado a los camaradas mejores, se encuentran con prisioneros rojos. En ese momento que todas las crueldades tendrían disculpas y todas las venganzas explicación, lo primero que hacen nuestros guerreros es alargarles la bota y su petaca y cuando ven que han satisfecho su necesidad material, les extienden los brazos y les estrechan entre su corazón.

Los rojos luchan con tesón.

Allí verían nuestros hombres que tampoco son ciertas esas noticias que se dan a kilómetros y kilómetros de distancias de los frentes y según las cuales los rojos corren y corren sin descanso, con lo cual además de faltar a la verdad restan meritos a nuestros hombres. Los rojos luchan con tesón, defienden el terreno palmo a palmo, y cuando caen lo hacen con gallardía. Han nacido en esta santa tierra que endurecen los músculos y templa el corazón; han nacido bajo este sol de fuego de nuestra España que desata las pasiones y las hace impetuosas, han nacido en España, son españoles y por tanto valientes.

Allí verían esos hombres fríos, y acaso esto les haría pensar que cuando el soldado azul, siempre valiente, se encuentra con el soldado rojo, valiente también, y le extiende sus brazos y con el abrazo, empieza a comprenderse, acaso adivinen el próximo enemigo común y siente allí en los frentes, sobre la tierra española sangrante, la necesidad de unificarse.

Justicia social.

Hoy hace un año, camaradas, que el Caudillo, con gran visión política, decretó la unión de todos los españoles. Pero para que ésta sea algo más que la letra fría de un decreto, para que esta sea algo más que una pagina de la «Gaceta», es preciso asentarla en bases sólidas y firmes y se precisa además darle calor humano, bañarla de amor.

Bases sólidas y firmes. Primero la más apremiante, aunque acaso no sea la más impor­tante: Justicia social. Justicia social generosa. Esto no hay ni que discutirlo. Es tan justo, es tan razonable, que los españoles que están conquistando España con sangre de sus venas, con sudor de su frente, con dolor de su corazón y desgarraduras de su alma disfruten des­pués de esa España que ellos conquistan, sin tener en ella nada propio que no hay nada que discutir.

El Caudillo ha prometido que no faltará pan en ninguna casa y que no faltará lumbre en ningún hogar. El Caudillo es hombre tenaz, es un caballero español que cumple su palabra. Todos los que combaten y sufren en el frente de la misma manera y la inmensa mayoría de la retaguardia tienen la misma opinión. Justicia social habrá. Lo único a discutir será la generosidad de esta Justicia; pero tened en cuenta que si el hombre que está luchando por España sin tener nada propio que defender, al volver a su casa no encuentra sus necesi­dades satisfechas va a pedir justicia a los hombres y si no le hacen caso pedirá justicia al Cielo. Y yo tengo por seguro que el Cielo le concederá que se la tome por su mano ... (Gran ovación).

En la Nueva España bastará ser español, ser honrado y querer trabajar para que todas las necesidades materiales estén atendidas. Sin temor a que el paro o a la enfermedad o la vejez sean heraldos de la miseria. En la Nueva España el tener muchos hijos será una bendición de Dios en vez de ser como hasta ahora una maldición del infierno.

El Caudillo ha puesto sobre estos asuntos su mano. Los técnicos han empezado a trabajar y han tenido ya magníficos cimientos con la Carta de Trabajo. En las casas de España no habrá miseria. En todas ellas lumbre en todos los hogares y pan, ¡Qué hermoso amanecer camaradas!

Para acabar de leer el discurso, pincha aquí.

32 comentarios:

NORMA SANTOS dijo...

Buenos días, si hoy se diera ese discurso nadie se lo creería Pablo. Es una ilusión honesta pero imposible de cumplir hasta para un buen hombre...demasiados intereses por en medio. Ahora, como discurso es bello.
Un saludo y feliz día.

NORMA SANTOS dijo...

Se me olvidaba Pablo, no creas que el discursito que te dan en la academia de policía es muy distinto.
Hala, no me hago pesada.

Las Reinas Del Garito dijo...

Qué espeluznantes mentiras las del carnicero de Badajoz, falacias con las que adormecer a los incautos.

Qué fácil ha sido siempre escribir discursos grandilocuentes y afectados.

Saludos y que pases buena semana, compañero.

Despotrikator dijo...

¡Joder, qué bien se les da hablar de honor y fraternidad a algunos criminales indecentes! A mí no me resulta un discurso tan anacrónico ¡será porque me recuerda demasiado a la retórica wilsoniana de algunos dirigentes norteamericanos! ¿O no os acordáis de Collin Powel o Condoleezza Rice hablando de "llevar la democracia" a los castigados pueblos de Irak y Afganistán?

Cayetano dijo...

Pero mira que era bueno este hombre. Un gran incomprendido.
Lo de la matanza de Badajoz seguro que no existió, como dirían Pío Moa, Jiménez Losantos o César Vidal.
Algunas frases son de premio:

"cuando el soldado azul, siempre valiente, se encuentra con el soldado rojo, valiente también, y le extiende sus brazos..."
Eso fue lo que hicieron los falangistas con sus enemigos... extender sus brazos... para estrangularlos.

"En la Nueva España bastará ser español, ser honrado y querer trabajar para que todas las necesidades materiales estén atendidas."

Exactamente lo que pasó en la posguerra. No hubo honrados trabajadores represaliados. Mentira cochina.

"Hay que tener el alma grande y saber perdonar."
Eso fue lo que hicieron los del tiro en la nuca que iban sembrando las cunetas y las tapias de los cementerios de cadáveres: perdonar.
Saludos.

almalaire dijo...

No se si mentía...quiero creer que no. Es grandilocuente y apasionado pero si no es lo que pensaba de verdad yo creo que si es lo que habría querido pensar y teniendo en cuenta que lo normal cuando hablaban unos de otro era el desprecio, la injuria y la burla sistemática no deja de ser curioso que hable del enemigo con respeto.

Hay un personaje del que me gustaria hablar algún día, cuyas ideas me resultan incomprensibles, lo más lejos de mi pero sin embargo por lo que se de él se comportó con valor y coherencia. Es uno de los golpistas del 23 F, el comandante Pardo-Zancada. Este discurso me lo recuerda.

Gracias,Pablo. Abrazos.

Xibeliuss dijo...

Conociendo al personaje, se me ponen los pelos de punta.
Y sí, la oratoria ha cambiado mucho en las formas. Hoy no convencería a nadie.
Un abrazo, Pablo

Madame Minuet dijo...

Oiga, pues hablaba bien, eh? Tiene frases poeticas muy bonitas, pero escuchandolo parece que aqui la gente hubiera estado bailando el vals en vez de matandose.

Feliz comienzo de semana, monsieur.

Bisous

ROSALIANM dijo...

Una labia genial y utiliza las palabras como un encantador de serpientes. Me quedo con la frase; "...se precisa además darle calor humano, bañarla en amor."
Parece el discurso de una fraternidad universitaria o una hermandad religiosa. Todo vale en el nombre del amor y la justicia mal mirada.
Un abrazo y buen documento Pablo.

Pablo D. dijo...

Suena fantástico, Norma. Pero creo que está un poco hueco, que es la palabra de un vencedor: muy fácil de decir y muchos menos de realizar.

Por lo que dices, la policía hace lo mismo. Una pena que existan discursos tan vacíos...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Es muy fácil estar en el poder y rpartir solidaridad y complicidad con todo el mundo. Y más cuando no lo vas a hacer...

Sus antecedentes le preceden, con o sin discurso. Eso es indudable.

Buen comienzo para vosotras también, Reinas.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Tienen la facilidad de tergiversar tanto las palabras de tal manera que nos comemos con patatas todo lo que nos digan, Despotrikator.

Tienes toda la razón, el tufo a retórica wilsoniana es importante...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Ya lo comenté a los anteriores, Cayetano. Es muy fácil para los vencedores crease un personaje solidario, magnánimo y caritativo sabiendo que se lo saltarán a la torera.

Si este discurso hubiese sido aplicado en la realidad tendríamos muchísmos menos problemas actualmente...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Es difícil creer que un personaje así, un asesino, un verdadero carnicero de vidas pueda reconducir su posición en tan poco tiempo y tender su mano como si no hubiese pasado nada.

Todo un personaje el comandante Pardo-Zancada. Tras su encarcelamiento se puso a la cabeza de los señalaban al rey como autor del golpe de estado (estoy de acuerdo con él). Pero no se hasta que pudo puede existir rencor, ganas de limpiar su honor, etc... en sus palarbas.

No podemos negar que el comandante tuvo un papel importante durante el Golpe...

Será muy interesante que nos hables de él, Alma.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Te pones a ver su historial y mete miedo, Xibeliuss.

Te llega a chocar mucho la posición que toma en este discurso. Seguramente si te lo lees sin conocer el autor no se lo atribuirías al General Yagüe de ninguna de las maneras...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Tiene una retórica joseantoniana muy importante. Un tono épico y poético que lo engrandece.

Sabe que estas palabras llegarán al cozarón de los oyentes y lo carga de emoción.

Para los vencedores el vals ha comenzado...

Un saludo, Madame!

Pablo D. dijo...

Todo vale cuando eres el ganador y minas el autoestima de los vencidos.

Es un discurso muy socorrido por los apóstoles del negacionismo franquista. Para ellos el General Yagüe fue una persona que tendió la mano a la solidaridad, a la paz y a la unión.

Claro está, todo bajo las condiciones impuestas por ellos mismos...


Un saludo, Rosalía!

Felipe dijo...

Sól debo decir que fue un genocida(matanza de Badajoz)

CarmenBéjar dijo...

Sólo leer las cosas que dice me da un repelús... Todavía las buenas gentes que vivieron aquello temen el estallido de una guerra a las primeras de cmabio y aun se oye decir aquello de "cómo s enota que no vivisteis aquello" Mejor, mejor no repetirlo.

Saludos

Luca dijo...

I love it!

Pablo D. dijo...

Tienes toda la razón, Felipe. La matanza de Badajoz fue uno de los episodios más cruentos de la Guerra Civil (de uno y otro lado)

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Tal fue la oleada de represión y la cultura del miedo que se propagó por toda la España de las postguerra y el franquismo que hoy en día el miedo sigue en muchas personas.

El acoso y derribo del pensamiento de los que no comulgaban con las ideas nacionales hizo mucho daño en la sociedad. Daño que se curará cuando la justicia haga su trabajo.

La verdad que sí, que el que conozca mínimamente el historial de esta persona se le tienen que poner los pelos de punta al leer tan apasionado discurso...

Un saludo, Carmen!

Pablo D. dijo...

I´m glad that you like, Luca.

Un saludo!

Anónimo dijo...

I like your blog !!
do not miss my goods , they are very beautiful !!
YOU MUST NOT MISS IT!!!
acrylic jewelry

Akoya pearl beads

Akoya Pearl Bracelets

Akoya pearl brooches

Akoya pearl earrings

Blanca dijo...

Me quedo con...

El Caudillo ha prometido que no faltará pan en ninguna casa y que no faltará lumbre en ningún hogar. El Caudillo es hombre tenaz, es un caballero español que cumple su palabra.

Ya sin más comentarios..:P

Saludos

Pablo D. dijo...

La verdad que no, Blanca, que no hay más comentarios.

El que no se lo crea que investigue y la historia le dirá la verdad. Hambre, desesperación,frío, miedo...

Un saludo!

Dissortat dijo...

Con "mozos" como esos es normal que ganasen la guerra. Menos mal que los rojos también son valientes.

Eso de que no habría miseria en las casas de los españoles es una afirmación que me deja pasmado (igual los fascistas hasta se lo creían), porque miseria hubo mucha y durante muchos años más que en el resto de la Europa de posguerra.

Salud!

Nikkita dijo...

Hola Pablo!, menudo discurso de España, una grande y libre!.

No voy a entrar en el personaje en si, ild, porque ya lo habéis comentado, pero el discurso no tiene desperdicio, y de "bueno y santo" no tiene nada, creo que queda claro que quién no esté con ellos, está contra ellos, con amenaza implícita, justifica que se tomen la justicia por su mano con la excusa de estar concedido por el cielo, no pasa nada por que los rojos hayan perdido todo, pero si los azules, tintes antisemitas, y apología de la pena de muerte que impartían.

Del papel que le piden a las mujeres, mejor no te digo nada....

Solo estoy de acuerdo con él, en que la tierra española era sangrante, pero con la sangre de todos, que todos los soldados merecían el mismo reconocimiento, y que hacen falta jueces íntegros.

Por qué le destituyeron? por reconocer que los que tomaban decisiones estaban cómodos en su casa mientras los demás se la jugaban?, o por meterse con curas y beatas?, porque el resto creo que está claro....

Besos.

José Luis de la Mata Sacristán dijo...

un discurso muy de cara a la galería... sobre todo viniendo de quien viene del carnicero de Badajoz...

aniki dijo...

El discurso emociona y encandila, Pablo. Quizá la ilusión de algunos hombres fuera esa realmente, pero todos sabemos que nunca hubo unidad ni ánimo de abrazar al enemigo.

Besossssss.

El Chouan Ibérico dijo...

Luego vendría el Ministerio del Aire y la conspiración de este general para meter a España en la II Guerra Mundial al lado de las potencias fascistas.

Incluso, recientemente ha aparecido de Juan de Borbón mandó emisarios a hablar con Yagüe a ver si los nazis le ponían en el Trono a cambio de meter a España en la guerra al lado del eje.

En fin, dicen de Franco que conocía bastante bien a las personas, desconfiaba de todas pero de todas se servía, así en 1975, mientras agonizaba y la marcha verde avanzaba hacia el Sahara, clamó un fuerte "Llamen a Yagüe".

Salud y Amistad

Tani dijo...

Querido Pablo, el discurso es atractivo, emotivo, combativo, pero irrealizable, además de poco sincero viniendo de este personaje.
Vamos, inevitablemente pienso en la política actual en los mandatarios pidiendo perdón y diciendo que no estamos solos... No lo compro

Un beso amigo querido. Todo está bien?

Related Posts with Thumbnails