lunes, 3 de mayo de 2010

Interrogartorio a José Antonio Primo de Rivera (1936)



INTERROGATORIO DE JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA Y SÁENZ DE HEREDIA, EN EL PROCESO CELEBRADO EN ALICANTE, EL 16 DE NOVIEMBRE DE 1936

"(...)
Presidente: ¿Ha estado procesado alguna vez?

José Antonio: He sido condenado por delitos de desacato y publicación clandestina.

Presidente: ¿Penó todo?

José Antonio: Todas las he cumplido ya.

Fiscal: ¿Desde el advenimiento de la República se colocó usted en posición de franca rebeldía y abierta oposición a la misma, manifestando su descontento a las Cortes, acudiendo a medios subversivos, intentando anular las prerrogativas del pueblo?

José Antonio: No, señores. Nada más lejos de todo eso. Como sabe todo el Tribunal, mi padre, el General Primo de Rivera, difunto desde el año treinta, fue el Jefe del Gobierno en la penúltima etapa monárquica. Se le destituyó o se le depuso, cobardemente, por virtud de una serie de intrigas que todos conocen. La Dictadura del General Primo de Rivera no cayó por ninguna oposición, declarada o abierta, popular, sino que tales maquinaciones dieron por resultado la formación de un Gobierno palatino de antiguos políticos. Esto lo sabe todo el mundo. Al General Primo de Rivera no le sucedió la República, sino el General Berenguer con todos los políticos conocidos antiguos, Romanones, Garcia Prieto, etc., etc. Mi padre, el dictador o Presidente, pues sobre esto de dictador habría mucho que hablar, se fue en estado de infinita tristeza, por el pago recibido a lo que él creía servicios a la Monarquía. Se fue a París y hubo en él tal estado de melancolía que murió en París a las seis semanas. Murió de pura tristeza, sin que (este detalle creo puede tener algún relieve) de Palacio, donde tanto se debían acordar de él, llegase ni una tarjeta postal interesándose por su salud en el mes y medio que siguió a su expatriación de España. Comprenderá el señor Fiscal que dados esos antecedentes –y sin que yo venga aquí de ninguna manera, a implorar la commiseración del Tribunal de una manera humillante–, comprenderá el señor Fiscal que mi recuerdo para aquella última etapa del antiguo Régimen, no está, por cierto, llena de afectos. El propio señor Fiscal y el señor Juez instructor han tenido la consideración de creer, sin el menor titubeo, que cierto retrato –que figura en los autos y que por error entregó la Policía como entre mis papeles encontrado–, de suponer que aquel retrato no sea mío.

De modo que, cuando sobrevino el cambio de Régimen, en que se derrumbaba aquel Régimen que solapadamente y mediante intrigas había sustituido al de nuestro padre. Esto lo someto a la consideración y al ánimo de mis hermanos. Y sustituyó al Régimen de nuestro padre atacándole por debajo, calumniándolo, persiguiendo aquello como una dictadura intolerable, cuando lo cierto y verdadero es que todas las clases conservadoras, palatinas, potentados que apoyaron la dictadura al principio, creyendo que iba a ser en efecto un instrumento de clase, de dominación, autoritario, se le fueron apartando, cada día más, cuando se dieron cuenta de las obras en sentido social que hacía la Dictadura. Muchas de las obras mantenidas por la República en materia social, están promulgadas en tiempo de la Dictadura. Desde luego, la Dictadura no remató su obra social, y yo me he permitido, en lugar tan público como las Cortes, decir que fue una experiencia frustrada, que no cumplió su destino, que no colmó las esperanzas de una juventud española obrera, estudiantil, etc., en la que yo entonces formaba, y que creyó que la ruptura del antiguo Régimen era para implantar una obra social revolucionaria nueva. Yo, reciente la muerte de mi padre, no tenía que juzgar si la Dictadura había conseguido o no todos sus objetos, sino únicamente que mi padre había sido traicionado por unas cuantas gentes que habían sido destituidas por una elección popular. En principio pues, aquellas elecciones populares tuvieron simpatía mía, aún cuando sólo sea en este aspecto.

Un dato que me he encontrado en los autos y que he solicitado, yo mismo, que se una, es este: Cuando el famoso Diez de Agosto de 1932, mi hermano Miguel y yo fuimos detenidos, llamándonos como nos llamábamos, hubo sospechas. Pues bien, sabe el Tribunal que los detenidos de aquel Diez de Agosto fueron detenidos unos, retenidos en prisión otros, deportados otros. Pues el Gobierno de entonces, especialmente el Ministro de la Gobernación Casares Quiroga –para quien tengo que dedicar unas palabras referentes a las injusticias cometidas con mis camaradas y conmigo–, pero entonces, Casares Quiroga por falta absoluta de pruebas, por comprobación absoluta de que no teníamos nada que ver con aquel Movimiento, dispuso la libertad de mi hermano y la mía. Eso figura en los antecedentes que obran en la Dirección General de Seguridad, se han pedido para el Sumario y no sé si han contestado.

Fiscal (Gil Tirado): Los hechos y sucesos políticos que se produjeron en la anterior etapa, principalmente durante la Dictadura de su padre, continuados en peor forma por la otra Dictadura mixta, civil–militar de Berenguer, ejerciendo también forma de Gobierno contraria a todo régimen democrático ¿produjeron en usted una influencia tan inmediata, por su espíritu y su temperamento, que le impulsaron a Vd. a pensar en la constitución de una agrupación política de tipo dictatorial?

José Antonio: Eso me obliga, por mucho que me pese, a que explique mi actitud personal. En esto de las dictaduras como oposición de todo régimen democrático, tengo que hacer constar una cosa, señor Fiscal. Cuando se produce un movimiento, lo mismo de derechas que de extremas izquierdas, que conviene para implantar un régimen revolucionario, por avanzado que sea, hay que pasar por un período dictatorial por la sencilla razón de que a un pueblo como el español, al que se ha tenido sumido en la miseria, no se le puede hacer la burla de soltarle y decirle: "Arréglate con tus propias disponibilidades". Eso es burlarle. Muchos de los partidos representados, dignamente, en este Tribunal, creen que hay que pasar por un período dictatorial. La diferencia está en que los partidos reaccionarios creen y quieren que este período dictatorial sea un régimen estable, redundando en provecho de unas clases que vienen detentando el Poder; en tanto que los que tienen un sentido revolucionario (y uso esta palabra no con énfasis –Falange Española tiene sentido revolucionario– y esto también consta en ese Sumario), los que creemos esto, sabemos que en vez de hacerlo, hay que trabajar algunos años para darle sentido. Desde este punto de vista, yo soy demócrata. En el sentido democrático de decirle: "Arréglate como puedas y ven un domingo cada cuatro años a votar", yo no soy democrático. En cambio, autoritario, militarista:... Yo le agradecería al señor Fiscal que señale un solo pasaje mío en que me pueda acusar de tal, que yo señalaré luego los numerosos en que se demuestra lo contrario.

Fiscal: En julio de 1933, se celebró un mitin en el Teatro de la Comedia de Madrid, en el que pronunció un discurso JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA, explicando y exponiendo su programa.

José Antonio: Deploro mucho que ese discurso no esté aquí. Pero como hay una serie de discursos y trabajos en los que desarrollo la misma ideología, a ellos me remito.

(...)"


Para seguir leyendo pincha aquí.

30 comentarios:

Xibeliuss dijo...

Muy interesante entrada y un fragmento bien elegido: el periodo de Berenguer se suele pasar demasiado por encima.
Llama la atención que los extremos tiendan a defender la "dictadura del proletariado" como paso necesario en el progreso social...
Saludos, Pablo

Trecce dijo...

Lei en su día, por motivos que no vienen al caso, bastante sobre la figura del Jefe de Falange.
Una lástima su muerte, como toda muerte violenta, pero descubrí que fue sometido a juicios que podían considerarse bastante legales, y que para sí hubiera querido más de uno en ambos bandos, a pesar de lo que se ha dicho en contra. Eso no quita para que, como digo, me parezca una lástima su fusilamiento. Tiempos jodidos, si me es permitida la expresión.

Cayetano dijo...

Interesante entrada con el interrogatorio al creador de la Falange a los pocos meses de iniciada la guerra y que le costará la pena de muerte.
Por las respuestas que realiza ante el trbunal se ve lo contradictorio de la doctrina falangista, por un lado totalitaria, dictatorial, enemiga de la democracia y de los partidos políticos; por el otro, social, que busca el progreso de la nación y el bienestar de los ciudadanos, enemiga de sectores conservadores inmovilistas que sólo buscan el propio beneficio. De esa contradicción -reacción, revolución- nacerán distintos tipos de "falangistas", algunos, como Hedilla, en abierta oposición al franquismo; otros, en estrecha colaboración.
Un saludo.

Dissortat dijo...

Es verdad que el periodo de Berenguer no se tiene en cuenta en la trnasformación que en aquellos momemtnos estaba experimentando el Estado español y también todoa Europa.

ROSALIANM dijo...

Hola Pablo, sin duda has escogido un personaje que a pesar de su renombre es un desconocido en muchos ámbitos. Su ideología parece ser la imitación de su padre, el que consideró que se "perdió la oportunidad de España por pequeñeces". Das luz a este personaje con tu post e invitas a seguir curioseando en la vida de esta persona.
Un beso.

Mercedes dijo...

Hoy nos vuelves a sorprender, este interrogatorio al falangista por excelencia me parece muy revelador e interesante, tengo que releerlo con más tranquilidad, creo que arroja mucha luz a mis dudas.
Venir a tu casa es irse con más cultura, se agradece.
Hasta la próxima.

La Dame Masquée dijo...

O sea que creía necesario pasar por un periodo dictatorial, de todas todas, pero decia que solo un ratito, que no era para siempre. Y claro, ademas luego vendria la parte en que uno nunca llega a considerar que sea llegado el momento de ponerle fin, que la sociedad aun no esta madura, que aun no se las pueden arreglar... Y lo vamos prorrogando indefinidamente.

Feliz comienzo de semana, monsieur

Bisous

Pablo D. dijo...

Como se dice: los extremos tienden a unirse, Xibeliuss.

Pienso que la dictadura de Dámaso Berenguer es una de las etapas más dadas de lado en la historia de España. Es una pena, porque es de gran interés...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

No tengo ni idea sobre la legalidad de los juicios a los que fue sometido este hombre, Trecce. Gracias por comentarlo.

Coincido contigo, es una lástima la muerte de tantas y tantas personas, fuesen de lado que fuesen...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

En algún sitio leí que José Antonio se había inspirado en las doctrinas anarquistas para fundar Falange, de ahí sus colores rojos y negro.

Hedilla, como muchos otros tuvo que sufrir la represión franquista al no comulgar totalmente con el Régimen.

Un saludo, Cayetano!

Pablo D. dijo...

Pues sí, Dissortat. A Berenguer no se le da la importancia que tuvo dentro de los procesos ocurridos en aquella época.

Es uno de los grandes desconocidos de nuestra historia...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Se puede decir que su ideología estaba muy influenciada por su padre ya que fue un profundo admirador de su gobierno (como podemos ver en muchos de sus escritos en el periódico "La Nación").

Espero que te sea interesante el personaje, Rosalianm.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Seguro que te aclara muchas ideas, Mercedes. El interrogatorio es muy claro en cuanto a los pensamientos de José Antonio y de Falange.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Se puede decir que es como ahora cuando se les llena la boca a muchos diciendo que tendríamos que tener una dictadura para volver a poner las cosas en su sitio...

Cuando alguien obtiene el poder no quiere soltarlo (y menos hoy en día), por lo que un dictador no se iría de su puesto cuando todo fuese bien. Eso sólo pasó en la Grecia clásica...

Un saludo!

El Chouan Ibérico dijo...

El Juicio de Jose Antonio constituye posiblemente la mayor y más clara explicación de lo que era la Falange, lo que ocurre es que en muchos casos entra en contradicción tanto con textos y discursos anteriores del propio Jose Antonio como con las acciones que en esos precisos momentos estaban realizando o realizarían posteriormente los propios falangistas, incluídos los familiares mismos del lider falangista.

Creo que Jose Antonio Primo de Rivera constituye una figura muy dificil de estudiar objetivamente pues tanto su vida como su obra aparecen totalmente rodeadas de innumerables hagiografías propagandísticas que hacen sospechar, incluso, de la autenticidad de muchos de los textos recogidos en las "Obras Completas" del fundador de la Falange por la numerosa cantidad de contradiciones existentes en las mismas.

No obstante, creo que la finalidad política última tanto de José Antonio Primo de Rivera como de la Falange era simplemente reconstruir el Régimen del General Primo de Rivera, que recordemos, en sus orígenes contó con bastante apoyo popular e incluso fue acogido con esperanza por los propios socialistas españoles que lograron que uno de sus líderes, Largo Caballero, fuera nombrado Consejero de Estado.

Salud y Amistad

Tani dijo...

Pablo querido, sin duda nos traes un fragmento interesante del interrogatorio en el proceso de Primo de Rivera.
Podemos ver que algunas expicaciones no han caducado y siguen vigente en nuestros días, en concreto me refiero a la idea de que la dictadura (o un gobierno de mano dura y represor) llevará a la sociedad por mejor camino.

Un beso y gracias por compartir

Pablo D. dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, Chouan.

José Antonio constituye una figurá mítica del franquismo, un mártir del que no se sabe, ni se sabrá, hasta donde llega la persona y hasta donde lo hace el personaje.

Contradictorio en sus ideales, partidario de la violencia como en la época de los Somatén, amante de la poesía y la literatura... toda una personalidad digna de estudio.

Respecto al apoyo del socialismo a la dictadura de Primo de Rivera, sólo hay que ver como la CNT es el sindicato ilegalizado y que sufrirá una dura persecución, mientras la UGT engordaba sus afiliados gracias al apoyo que le brindaban al dictador.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Parece que en estos tiempos de crísis afloran los "intelectuales" que piensan que una dictadura nos sacará de este pozo en el que estamos metidos, Tani.

Una pena...

Un saludo!

NORMA SANTOS dijo...

Pablo, tu blog es para mí como una clase de historia contemporánea, no dejo de aprender y has provocado que que vaya buscando información.
Un saludo majo.

Mila dijo...

Hola Pablo,
Resulta que preparando una charla sobre la mujer española en el siglo XX he comenzado a leer un libro, que primero fue una tesis, sobre la mujer y la falange. Descubrí a ese Jose Antonio contradictorio que han señalado algunos compañeros y decidí saber más. Hasta ahora a la conclusión que he llegado es que, como ha sucedido en la historia en otras ocasiones, la figura de Jose Antonio -además de bastante desconocida- ha sido utilizada por muchos de los que se consideraron sus compañeros, según les ha venido en gana. Si lees el discurso de fundación de Falange en el Teatro de la Comedia de Madrid, no tiene mucho que ver con lo que compañeros suyos como David Jato y Ledesma decían sobre él después.
Un saludo, Mila.

Pablo D. dijo...

Es un halago que me digas esto, Norma.

Me alegra mucho de que mis entradas aumenten tu curiosidad y sigas investigando sobre los asuntos.

Mil gracias por pasarte por aquí siempre.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Como toda gran figura histórica su discurso ha sido manipulado según conveniencia de cada uno. Desde mártir de la causa para los franquistas hasta retrógrado fascista para la izquierda...

Estoy contigo, creo que es un personaje poco estudiado que merecería una revisión muy profunda sobre su persona. No todo es blanco o negro dentro de él.

Un saludo, Mila!

El Chouan Ibérico dijo...

No hay que olvidar que la Dictadura de Primo de Rivera además de perseguir a los anarquistas de la CNT, también se dedicó a perseguir a los Carlistas, incluso éstos últimos crearon una medalla "A los Veteranos de la Legitimidad" en 1924 para ir por los pueblos imponiéndosela a los supervivientes de la III Guerra Carlista y con ese motivo justificar el follón y las algaradas que se producían con las Fuerzas de Orden Público, al convertirse los actos de imposición de la medalla de marras en actos políticos contra la dictadura del "Marqués de Estella"

Salud y Amistad

Pablo D. dijo...

Correcto, Chouan. El Carlismo fue duramente reprimido durante el periodo dictatorial, sobre todo desde que Jaime III publicó su rechazo a Primo de Ribera.

Pero también es cierto que hubo bastante ambigüedad dentro del movimiento carlista ya que muchos de ellos colaboraron estrechamente con el partido Unión Patriótica.

Muchas gracias por tus aportes tan enriquecedores, Chouan.

Un saludo!

David Pardo dijo...

Desde hace unos días estoy leyendo un libro que se llama: La Falange teórica de Manuel Penella, y te paso este extracto porque veo que has tocado el tema de los símbolos de Falange en los comentarios.

"Siempre inspirado por el modelo fascista, Ledesma comprendió que no sólo se trataba de imponer a los suyos una disciplina férrea. Era necesario inventar latiguillos, insignias, emblemas y rituales. El fascismo necesitaba una puesta en escena adecuada. Ledesma pensó que la bandera jonsista debía ser como la de los anarquistas, roja y negra, revelando sus propósitos revolucionarios. Además, voluntarista hasta la médula, pretendía ganarse a los anarquistas, que podrían convertirse al jonsismo (un sueño extrañísimo si tenemos en cuenta la escasa afición de los anarquistas a la disciplina y los jefes). Él mismo eligió el emblema del partido: las flechas y el yugo de los Reyes Católicos. Los conococidos gritos de <<¡Arriba!>> y <<¡España una, grande y libre!>> proceden de la cosecha de Ramiro Ledesma Ramos." (página 49)

Espero que el texto te sea de ayuda :)
Abrazos.

Pablo D. dijo...

Muchas gracias David.

Recordaba algo de esto porque también lo leí en un libro, creo que de Stanley Payne...

Resulta muy curioso como una ideología tan diferente al anarquismo intentó tomar algunos de sus símbolos para poder captar a sus integrantes.

De nuevo, mil gracias por enriquecer con tu aportación esta entrada.

Un saludo!

El Chouan Ibérico dijo...

En realidad no existió tal ambigüedad. Los que mantuvieron "relaciones" con Unión Patriótica fueron los mismos que desoyendo las órdenes de don Jaime apoyaron a los Imperios Centrales durante la Gran Guerra y siguieron a Vazquez de Mella en su escisión y a Nocedal en su integrismo.

Tanto Mellistas como integristas, se excluyeron ellos mismos o fueron en su momento expulsados del Carlismo hasta que tras la muerte de don Jaime volvieron a integrarse en la Comunión Tradicionalista al amparo de anciano Alfonso Carlos I junto con restos del naufragio alfonsino.

Lo más curioso es el apoyo que dió Don Jaime a los Sindicatos Libres y la entrevista que tuvo sobre los mismos con Ángel Pestaña quién le informó de la infiltración que existía en los mismos por parte de la patronal lo que originó la orden de que los carlistas no colaborasen con los Sindicatos Libres.

Salud y Amistad

Pablo D. dijo...

Siempre pensé que era un grupo de descontentos con Jaime III el que se habían posicionado a favor del régimen pero dentro del propio carlismo. Ya veo que estaba en un error...

Gracias por aclararnos tanto el tema, Chouan!

Un saludo!

Isabel Romana dijo...

Entre tantos conocedores del tema, sólo puedo decir que he leído con atención el texto y vuestros comentarios y me hago muy consciente de todo lo que tengo que aprender.
Muy interesante. Un abrazo, pablo.

Jose M. dijo...

Buenos días. Me considero joseantoniano hasta la médula, si es que ese término se puede utilizar. No estoy de acuerdo en que falange lo único que quisiera fuera reeditar la dictadura del general Primo de Rivera, y no lo creo porque no hay nada que así lo atestigüe. Aunque sea cierto que Jose Antonio se metiera en política con la única intención de defender la memoria de su padre.

Sin embargo, si creo que la evolución ideológica del personaje, fue increíblemente rápida y sincera desde que se fundara falange en 1933, hasta que fuera fusilado en 1936, y muerta con él la falange originaria.

Pasar de creer en un fascismo a la española, cosa que estaba de moda en la Europa contemporánea (Hasta la Pasionaria era admiradora de Hitler y defensora de la unión tácita entre la Rusia de Stalin y la Alemania de Hitler, y del pacto de no agresión)

Es precisamente en 1935, cuando se declara aquello de que "Falange no es ni puede ser racista" que junto al rechazo a la invitación que se le hizo para asistir a la "internacional fascista" en Francia, desvincularían totalmente a falange de fascismo, pasando a ser una conjunción ideológica entre el anarcosindicalismo revolucionario clásico que bebe de Proudhom (Perdón por si no lo he escrito bien) y la tradición católica-cristiana de España. Es, quizá, el primer movimiento político de Europa que se puede considerar humanista cristiano.

Un saludo.

Related Posts with Thumbnails