miércoles, 5 de mayo de 2010

Largo Caballero y su hijo



Mucho se ha hablado sobre los intentos de liberación de José Antonio Primo de Rivera. Unos dicen que los nacionales intentaron la negociación y otros que fue el gobierno republicano el que solicitó esta acción.

Pero de lo que no cabe duda es que el hijo de Largo Caballero, jefe de gobierno, fue ofrecido a cambio de la excarcelación del líder falangista. Tras pasar por el Consejo de Gobierno, la petición se desestimó y José Antonio fue fusilado.

Lo que aconteció en ese consejo no lo cuenta Juan García Oliver, ministro de justicia en aquella época, en su libro El eco de los pasos:
"La radio enemiga transmitió la noticia de que, al amanecer del 20 de noviembre,
había sido fusilado en Alicante el jefe de la Falange, José Antonio
Primo de Rivera.
Esperaba la noticia, que tenía que llegar de un momento a otro. El juicio
se celebró ante Tribunal popular, habiendo recaído en él pena de muerte por
complicidad en los delitos máximos que habían conducido al país a la terrible
guerra civil que desencadenaron los militares facciosos y los falangistas.
Como de costumbre, la sentencia de muerte había pasado a consideración del
Consejo de ministros. Todas las sentencias de muerte, impuestas por los tribunales,
antes de ser ejecutadas eran comunicadas a la presidencia del Consejo
de ministros. El presidente estaba facultado para dar el «enterado», lo
que suponía inmediata ejecución de la sentencia. Pero Largo Caballero nunca
hacía personal decisión. Siempre traía las sentencias a la consideración del
Consejo de ministros. Si éstos no objetaban, la presidencia remitía el «enterado
». Si aparecía alguna objeción, la causa era remitida al Tribunal Supremo,
para que la revisase en nuevo juicio que se sustanciaba en alguna de sus Salas.
(...)
Cuando llegó a la consideración del Consejo de ministros la causa de José
Antonio Primo de Rivera y la pena de muerte que le impuso el Tribunal popular
de Alicante, como de costumbre, Largo Caballero, con la gravedad del caso,
nos dijo: «Quedan ustedes enterados. Si hay alguna objeción, háganla ahora».
Se produjo un silencio de plomo.
—Entonces damos el «enterado» —concluyó Largo Caballero.
—Espere un momento, por favor. Yo también estoy de acuerdo en que se
envíe el «enterado» y sea ejecutado ese señor. Sin embargo, quisiera sugerirla conveniencia de demorar la ejecución, en espera de que pueda surgir la
posibilidad de canjearlo por el hijo de Largo Caballero...
—¡Perdone, señor Esplá, que lo interrumpa! En este momento, el Consejo
de ministros no está considerando lo que pueda ocurrirle a mi hijo. Si alguna
vez, ésta es mi opinión, llegamos a establecer el canje de presos, será cuando
el gobierno lo considere pertinente, lo acuerde y se aplique a todos. En mi calidad
de jefe del gobierno, les pregunto: ¿Alguna objeción a que se envíe el
«enterado» al tribunal de Alicante?
Ante el reiterado silencio de todo el gobierno, afirmó:
—Será enviado el «enterado»."

Por suerte Francisco Largo Calvo no fue ejecutado. Pasó ocho años en prisión sin cargos ni juicios hasta que fue liberado y emigró a México en 1948. Falleció en 2001 por causas naturales.

31 comentarios:

Tani dijo...

Esos "juegos de poder" que se ven en el fondo de este episodio nos muestran claramente que en la política casi todo responde a arreglos más que a justicia. En donde la libertad o la vida son canjeables por alianzas, declaraciones o silencios.
Un beso Pablo, como siempre, gracias por compartir.

Las Reinas Del Garito dijo...

Todo un dilema moral. Cumplir con responsabilidad el cargo político que se ostenta o hacerlo en el papel de padre, bastante más básico pero también más fuerte...

Un saludo.

Cayetano dijo...

Un tío duro este Largo Caballero, el "Lenin español" lo llamaban. Sobre la ejecución del fundador de la Falange se ha especulado mucho. Franco se quitó de encima un serio competidor con muchos seguidores. ¿Fue fruto del azar? ¿No se negoció lo suficiente? ¡Quién sabe!

El Chouan Ibérico dijo...

El hijo de Largo Caballero, fue protegido por el propio general Mola al que se le indicó que Francisto Largo Caballero se encontraba haciendo el servicio militar en una de las unidades militares sublevadas y al preguntarle que se hacía con él, el general Mola dijo que era un soldado que había cumplido escrupulosamente con su deber y que por tanto se le apartaba del servicio sin que recayera sobre él represalia alguna por ser hijo de quién era.

Esta es la historia que cuenta Maíz en su libro "Franco y el General Mola" y como se puede comprobar posteriormente por ser hijo de quien era pasó unos años en prisión con lo que la protección del difunto Mola solo sirvió para que al menos salvara la vida.

Salud y Amistad

ROSALIANM dijo...

Historia aún reciente de nuestro país Pablo. La pena es que estos asuntos no se tocan en la educación y si se hace es muy por encima. Se comprende mejor el presente mirando el pasado.
Un abrazo amigo.

La Dame Masquée dijo...

Caramba, por poco se convierte Largo Caballero en un nuevo Guzman el Bueno siglos despues.
Que cosas crueles, monsieur, proponer cambios de muchachitos como si fueran cromos repes. Horroroso.

Feliz dia

Bisous

CarmenBéjar dijo...

Siempre pensé que los propios militares golpistas abandonaron a su suerte al líder falangista, sobre todo Franco, porque le consideraban peligroso. Al fin y al cabo era un joven atractivo, con un buen don de la palabra, pero enemigo de la tradición, de la religión y con un partido de gran proyección internacional. A Franco le interesaba su eliminación y si era por medio del enemigo, mucho mejor, así no tendría él que hacerlo desaparecer después, como a muchos otros.

Saludos

Dissortat dijo...

Sin duda a Franco no le beneficiaba en nada la libertad de Primo de Rivera, así que su fusilamiento le vino al pelo. En cuanto al proceder de Largo Caballero supongo que dado el poder que tenía pues pensó que salvar a su hijo podía ser una alternativa plausible. Un hijo es un hijo. ¿En esa situación, qué hubiesen hecho ustedes?

Nikkita dijo...

Intercambio de vidas, decisiones personales vs políticas.... el caso es que Largo Caballero sobrevivió y Primo de Rivera no, y jugaban con las vidas de los demás con toda la tranquilidad del mundo.
El libro que nombras le tengo pendiente :).
Besos.

Pablo D. dijo...

Está claro, tani, que los arreglos han exstido y siguen existiendo dentro de la política.

Les da igual lo que tengan que arriesgar si es beneficioso para ellos...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Seguramente fuese uno de los eores momentos que ha tenido que pasar en su vida Largo Caballero, Reinas.

Un hijo tiene que tirar más que cualquier convicción política, seguro.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Seguramente sea uno de los muchos dilemas que se quedarán sin resolver en esta Guerra Civil, Cayetano.

Eso sí, Franco supo sacar jugo de la situación. Un rival menos para llegar al poder...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Gracias por el aporte, Chouan. Conocía la protección que se le había dado al hijo de Largo Caballero pero no la excusa por la que se hizo esto.

De todas maneras, fue toda una suerte para él estar 8 años en prisión y no ser fusilado.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Se debe de zanjar el pasado para que el presente sea mucho mejor, Rosalía.

Como bien dices, se estudia muy por encima todo este tipo de aspectos y no debería ser así. Una pena...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Creo que es su biografía, Largo Caballero, justificaba su acción con sus mismas palabras, Madame.

Decía que él no era Guzmán el Bueno y que no podía tomar esas decisiones...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

José Antonio aborrecía por completo la compañía de Franco, incluso llegó a negarse a comparecer en alguna charla a la que el general era también invitado.

Se dice que el dictador nunca le perdonó los continuos desplantes y que no se implicó por completo en los intentos de rescate del líder falangista.

De todas maneras, fue un reclamo publicitario para el Régimen fantástico.

Un saludo, Carmen!

Pablo D. dijo...

Está claro, Dissortat, que un hijo estaría por encima de cualquier ideal. Y que un padre haría todo lo posible por salvarlo.

Tuvo que ser duro, muy duro, para Largo Caballero...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Como bien dijo Madame, se jugaba con las vidas de los presos como si de cromos se tratase...

Circunstancias temendas para épocas terribles...

Seguro que te gustará el libro ;).

Un saludo, Nikkita!

Trecce dijo...

Muy interesante, como de costumbre, Pablo.

Arturo dijo...

Impresionante relato, Pablo. Largo Caballero muestra una estremecedora severidad muy difícil de juzgar éticamente.
Un abrazo.

NORMA SANTOS dijo...

Buenos días superguapo...yo estoy aprendiendo con tu blog y dejo que me instruyas... que fácil parecía entonces jugar con la vida de las personas...
Feliz jueves Pablo.

Juan Carlos dijo...

el tuvo que ser duro xq los tiempos que les tocó vivir asi lo eran.. suerte que al menos el hijo siguio viviendo aunque muriese la republica..

Pablo D. dijo...

Muchas gracias, Trecce. Me alegro de que te guste :)

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Pues sí, Arturo. Resulta muy difícil juzgar esa situación desde fuera ya que hay un choque de intereses muy fuerte.

Ésta es otra de las muchas anéctodas que nos da la historia y de la que debemos tomar buena nota...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

En una Guerra Civil a lo que menos valor se le da es a una vida humana, qué dolor...

¡Me alegro de que aprendas mucho conmigo!jajajaja

Un saludo, amiga!

Pablo D. dijo...

Creo que, al final, el corazón y la mente van muriendo y queda sólo un cuerpo que recibe e imparte órdenes por inercia.

Así es al guerra: cruel...

Un saludo, Juan Carlos!

Babbilonia dijo...

Tantos casos como éste, incomprensibles a mi ignorante parecer. Dicen que en las guerras todo estña permitido, sin embargo, o tal vez mis ideales políticos carecen de suficiente fuerza, o considero que por encima de ellos está mi papel de madre: jamás los sobrepondría a un hijo mío.

Franco logró quitar de enmedio a José Antonio, pero bien que se benefició luego de su figura e incluso se apropió de ella.

Saludos

Xibeliuss dijo...

Me uno a lo apuntado ya por otros: el más beneficiado por la ejecución fue Franco, ni mucho menos la República. Un error.
Saludos

Pablo D. dijo...

Creo que es una situación muy especial esta, Babbilonia.

Viéndolo desde fuera yo también optaría por lo mismo que tú, pero se me hace difícil ponerme en el peyejo de Largo Caballero y tomar una decisión...

Son situaciones excepcionales que ocurren a los largo de nuestra historia.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Fue muy bueno para Franco porque se quitó un gran rival en la lucha por el poder absoluto.

Todavía hoy veo pintadas en las paredes que dicen: "José Antonio, presente"...

Un saludo, Xibeliuss

Anónimo dijo...

Pablo, hay veces que no hace falta ponerse en el pellejo de uno para saber lo que piensa. Sus acciones hablan por si solas. No olvidemos que Largo Caballero había repetido por activa y por pasiva que él era partidario de una dictadura totalitaria proletaria y que para conseguir el asalto al poder, cualquier fin era justificable.

Largo Caballero entre otras cosas es responsable de las torturas milicianas de las checas en Madrid, las fosas de Usera y Rivas Vaciamadrid, el tren de la muerte de Jaén, los crímenes de Paracuellos del Jarama, fusilamientos, etc.

Related Posts with Thumbnails