viernes, 11 de junio de 2010

Atentado de Cambios Nuevos (Segunda parte)



El anarquismo sufrirá una tremenda represión a manos de la Guardia Civil. Aunque no sólo ellos serán detenidos, republicanos, socialistas, masones o librepensadores también acabarán poblando los penales catalanes. Su condena, poseer el dudoso honor de frecuentar "malas compañías" o tener una vida privada "desordenada".

Finalmente, tras estos meses de persecución, el 11 de diciembre de 1896 comienza el Consejo de Guerra contra los presos. El juicio se celebrará a puerta cerrada con la intención de que las denuncias de los acusados por las torturas sufridas no saliesen a la luz. Aunque este hecho se descubre gracias a las cartas que los mismos presos enviaron a los periódicos: El País y El Nuevo Régimen, relatando el trato vejatorio que recibían en las cárceles.En las misivas también se hablará de los múltiples errores del sumario y se advertirá de la acusación contra 87 personas cuando el número estimado de autores del atentado era de solamente 3.

Ya en el juicio, la versión que el tribunal dio por válida, y por tanto quedó reflejada en las conclusiones del acta, fue la dada por la policía. En ella se habla de dos acciones conjuntas con las que los anarquistas habrían pertrechado el atentado: la primera fue la recaudación económica , en mítines y reuniones de café, con el fin de ayudar al mantenimiento de las cajas de resistencia. Dicho dinero no será utilizado para tal fin sino que se empleará en la segunda parte del plan: la compra de explosivos y su posterior detonación.

Esta versión hará que el juez declare cómplices a todos los asistentes a las reuniones públicas basándose en que a cada uno se le habrá de juzgar "según su maldad y no según sus obras". El resultado de esta decisión será de 8 condenados a muerte y 79 a cadena perpetua. Los demás, un total de 195 , quedarán absueltos.

Pero la acusación estimó que las penas eran demasiado bajas, por lo que elevó el auto al consejo Supremo de Guerra y Marina, que se reunió en abril de 1897 para revisar la sentencia. El Consejo rebajará las sentencias considerablemente, aunque mantendrá 4 de las 8 penas de muerte. Otros 20 serán condenados a una pena de entre 10 y 20 años de prisión acusados de ser cómplices, mientras que a los 62 restantes se les absolverá.

A las cinco de la mañana del 6 de mayo de 1897 serán fusilados los 4 reos. Ascheri, Nogués, Alsina y Más morirán gritando: "¡Pueblo! ¡Somos inocentes! ¡Abajo la inquisición!". Y en realidad tenían razón porque el verdadero autor del atentado fue un anarquista francés llamado Girault, quien huyó a América una vez realizado el atentado.

El suplicio de los liberados no terminará con su absolución. El gobierno les tendrá preparada una sorpresa en forma de aplicación, con carácter retroactivo, de una ley aprobada en septiembre de 1896 por la que serán obligados al destierro. La primera remesa de desterrados tendrá como destino Francia,país que inmediatamente cerrará sus puertas a más envíos por miedo a que la entrada de anarquistas desestabilice su sociedad. En este punto comenzarán las negociacione con Inglaterra para que los siguientes grupos de expulsados recalen en la isla.

Lo curioso de este acontecimiento no radica en la decisión de aplicarles este carácter retroactivo de la ley a los personajes libres, sino en que el gobierno les obligará a costearse el viaje hacia sus lugares de exilio, quedándose en prisión si no pudiesen hacerlo. Como es normal, la mayoría de ellos, humildes obreros que llevaban prácticamente un año entre rejas, no pudieron afrontar el pago y se tuvieron que quedar en el presidio. Lograrán salir de allí cuando se les vuelva a revisar la condena, en 1898.

Esta serie de desafortunados acontecimientos recibirán una contestación unánime del extranjero, desencadenándose grandes campañas internacionales en favor de los presos y en contra del gobierno.

20 comentarios:

Xibeliuss dijo...

¡Caray! Parece una recopilación de disparates jurídicos uno tras otro.
Muy interesante, Pablo.

almalaire dijo...

Es demencial. Increíble, bueno no, increíble es que se pueda juzgar a la gente no por sus obras sino por su "maldad". Usando esa premisa ya luego valdria todo, imagino.

Gracias, Pablo, abrazos.

Nikkita dijo...

Hola Pablo, es una barbaridad detrás de otra. Me ha llamado mucho la atención eso de: a cada uno se le habrá de juzgar "según su maldad y no según sus obras". ¿Cómo se medía el índice de maldad?.
En la entrada de Tárrida del Mármol me quedó la duda si él había sido el autor, pero ya veo que no :).
Besos.

Dissortat en l'exili dijo...

Como a Nikkita, también me llama la atención lo de la "maldad". Si mo fuese por lo trágico de la situación daría risa. Es un término un poco retrogrado.
Está claro que Francia no quisiera tener dentro de sus fronteras tantos elementos subversivos, como pasó años después -y ya comenté en su momento- con los "rojos" en el 39.

Salud!

Mercedes dijo...

Muy interesantes estos acontecimientos de finales del siglo XIX en nuestro país.
Sigo muy pendiente de esta parte de nuestra historia.
Hasta pronto.

Madame Minuet dijo...

Con criterios tan abstractos y poco definidos la arbitrariedad estaba garantizada, desde luego. En eso de la maldad, las malas compañias o la vida privada desordenada, podia caber cualquier cosa. Caramba, monsieur, hasta me podrian fusilar a mi!

Feliz tarde

Bisous

Cayetano dijo...

La maldad debe medirse con el mismo método que la felicidad o el amor: el método subjetivo. Es decir, el que el listo de turno quiera emplear para quitarse de encima los moscones.
Un nsaludo.

ROSALIANM dijo...

Pablo, ¿también los masones? No lo imaginé.
Un saludo amigo.

Pablo D. dijo...

Totalmente, Xibeliuss. Fue un gran complot contra esto hombres para que resibiesen un castigo excepcional.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Sí, claro, Alma. Después las cosas se hicieron tal y como quiso la autoridad competente.

Estos hombres estuvieron a merced de los caprichos policiales hasta que, al fin, pudieron salir en libertad.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Eran muy malos según la opinión del juez. Malísimos por pensar diferente a los poderosos, Nikkita.

Tárrida del Mármol fue uno de los que sufrió esta tremenda represión pero tenía amigistades muy influyentes, cosa que pocos de los encarcelados tenían, y logró salir sin relativos problemas.

¿Sabes algo curioso?. Que al hombre que sentenciaron como autor material del atentando y, por tanto, fue ajusticiado por ello era confidente de al policía. Lo tenían infiltrado en los círculos libertarios para que les pasase la información. Así que era poco probable que él realizase esta acción...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Francia no quería tener a más personajes de este tipo porque en esta época eran frecuentes las huídas al país de los personajes que habían realizado alguna escaramuza en España.

Para que Inglaterra no cerrase las puertas también fue necesario que las autoridades españolas se comprometiesen a enviar a los elementos menos peligrosos.

Así que a estos hombres parece que no los querían en ninguna parte del mundo...

Un saludo, Jordi.

Pablo D. dijo...

Es muy interesante esta época, Mercedes. LLena de personajes idealista que lucharon por sus ideales.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Madame, no lo diga muy alto. Que cada da día que pasa vamos retrocediendo un pasito más y quien sabe si en un par de semanas volvemos a tener a Cánovas del Castillo dirigiendo de nuevo el país. ¡Tendría que huír por esa vida tan desordenada que lleva!jajaja...

Que pase un buen viernes, otra vez lluvioso.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

En este caso ya estaban sentenciados desde el momento en que entraron en prisión.

Más tarde, cuando el auto llegue al Consejo Supremo, la opinión pública se volcará en el apoyo a los presos y la resolución se tomará con algo más de profesionalidad. Pero poca más...

Un saludo, Cayetano.

CarmenBéjar dijo...

Lo de juzgar "según su maldad y no según sus obras" me parece que tristemente se mantiene en algunos casos de la justicia que nos reina y gobierna en este siglo XXI...

Saludos

Pablo D. dijo...

Tienes toda la razón, Carmen. Parece que no evolucionamos nada desde el S.XIX hasta hoy.

Es triste que la justicia siga del lado de los mismos...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

A todo aquel que no fuese del agrado de la clase gobernante, Rosalía.

Se aprovechó este atentado para limpiar las calles de personas molestas. Además se dio un claro mensaje al movimiento obrero: el gobierno es el que manda.

Un saludo!

Mila dijo...

Hola Pablo,
Excelentes dos entradas (he leído las dos juntas hoy). ¿Qué tendrá el movimiento obrero que cuando se pone en marcha asusta al más pintado? Y por cierto, hasta ahora parece que el anarquismo ha sido el hombre del saco durante toda su historia en España. En ninguna época se les ha tratado con seriedad, parece como si fuesen bichos raros. Cierto que sus ideas son difíciles de digerir si sólo se piensa en el poder y en el dinero, pero lo hecho con los hombres que mencionas en tu post, no tiene nombre. AUnque como alguna compañera ha señalado ya, parece que no hemos aprendido nada y se siguen utilizando los castigos ejemplarizantes con aquellos que molestan demasiado. Y eso que estamos en el XXI.
Buen fin de semana. Un saludo, Mila.

NORMA SANTOS dijo...

Hola Pablo, veo que se hizo una buena chapuza policial, de esas que hoy te mandan a asuntos internos o a la cárcel... a veces me pregunto cómo sería nuestro país si a los librepensadores se les hubiera dejado hacer...alomejor seríamos distintos, seguro que sí.
Un besazo.

Related Posts with Thumbnails