jueves, 7 de octubre de 2010

Elogio del sindicalismo



"Es evidente que existe toda una campaña, orquestada por innumerables medios de comunicación, dirigida al desprestigio de lo que se entiende comúnmente por sindicalismo; campaña que ha sido calificada de despiadada por parte de uno de los dirigentes de CCOO, puesto que contra esa organización y contra la UGT va dicha campaña, principalmente. Sin embargo, en plena campaña general contra los trabajadores, dentro de la cual se enmarca la campaña específicamente antisindical, hay que pensar que no sólo se pretende propiciar el descrédito de CCOO y UGT, sino, sobre todo, la degradación del propio concepto de sindicalismo, puesto que el sistema sabe perfectamente (por ello las tiene a su servicio) que cualquier parecido entre CCOO y UGT y el auténtico sindicalismo es mera coincidencia. Y ese sindicalismo auténtico es el que no sólo no está obsoleto, sino que sigue siendo tan necesario como siempre.

En la situación actual, en la que nos encontramos ante una más de las crisis periódicas del capitalismo, lo que está obsotoleto es el supuesto sindicalismo practicado por esas organizaciones colaboracionistas y pactistas, puesto que cuando existe cierta bonanza económica es fácil conseguir de los capitalistas algunas migajas del gran pastel, a cambio de las cuales ellos consiguen la paz social."

Extraído de www.cnt.es. Para seguir leyendo, pincha aquí.

24 comentarios:

Cayetano dijo...

Los sindicatos siempre han sido necesarios. Hay que ser muy desmemoriado para no entender que sin ellos la clase obrera habría conseguido muchas menos de sus reivindicaciones. Otra cosa es el modelo actual.
Bienvenido tu regreso, pensé que habías desertado de la blogosfera.
Un saludo.

Carolina dijo...

Pablo! volviste, yo me preguntaba por Vos..!

Buen tema para reiniciar, Saludos!

Javier dijo...

Sólo decirte que... Bienvenido.

Un saludo

Trecce dijo...

Yo no creo que el sindicalismo esté trasnochado, creo que le hace falta una puesta al día y un cierto lavado de cara.
Dicho lo cual, lo que me hace mucha "gracia", son los ataques que recibe de ciertos sectores del mundo financiero-capitalista que nos ha metido donde ahora estamos. Hay que tener cara.

Xibeliuss dijo...

Se puede estar más o menos de acuerdo con ellos, pero son consecuentes consigo mismos. Y eso, hoy más que nunca es de agradecer.
Se te echaba de menos, Pablo.

Roca genocida dijo...

Tenés razón, acá en Argentina es un arma que a veces es usada para desprestigiar las luchas.
Al margén de que existen sindicalistas corruptos, la única manera de enfrentarse de igual a igual al Capital es por medio de la unión obrera.
Un saludo Pablo!

Mercedes Pinto dijo...

Desde luego que este descrédito del que están siendo objeto las organizaciones que defienden, o deberían defender, al trabajador, finalmente, sólo perjudicará al trabajador.
Saludos.

◊ Dissortat ◊ dijo...

Realmente dejan mucho que desear (y yo estoy sindicado) en lo que se refiere a sanidad que es lo que me afecta directamente y con lo demás, pues ya se ve...

¡Salud y hola de nuevo!

Cayetano dijo...

Hice un comentario y veo que no salió. Seguro que por culpa mía.
Si el sindicalismo no existiera habría que inventarlo. La historia de la clase obrera, sus luchas, sus reivindicaciones, no se entenderían sin los sindicatos de clase. Otra cosa es plantearnos si el modelo actual y su forma de financiarse son adecuados.
Un saludo.

El Rey Viudo de España, Matías I dijo...

Soy un nostálgico que cree que el tiempo pasado es tiempo mejor, y sin duda aquellos sindicatos que sí luchaban por los trabajadores eran los que servían, los de ahora son puro cuento.

Saludos, y bienvenido de nuevo!

Adrián J. Messina dijo...

Hola antes que nada un gusto volver a leerte por acá.
Coincido como han escritor más arriba la existencia en los sindicatos es necesario, es el falso equilibrio que sostiene una careta mal colocada en una cara de piedra.

Ojala sirva esta metáfora que surgió de un tirón.

Un saludo.

CarmenBéjar dijo...

Ojalá todos los españoles tuviéramos conciencia d ela importancia del sindicalismo a lo largo de la Historia. Sólo de esa forma podríamos poseer una opinión medida y acertada acerca de su papel en la sociedad.

Me ha hecho gracia leer las palabras que pones en tu perfil, porque yo también soy una fan de Manolo.

Saludos

Pablo D. dijo...

Totalmente de acuerdo, Cayetano.

El problema que hoy en día tenemos es que los sindicatos se han vendido durante la época de bonanza y ahora no son capaces de morder la mano que les dio de comer...

He estado algo ausente pero, poco a poco, espero volver a la normalidad.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Gracias, Carolina. aquí estoy de nuevo, Sí...

Y dispuesto a dar guerra....jajaja.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Muchas gracias, Javier.

Me alegra volver a veros.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Tienes razón, el sindicalismo necesita un buen lavado de cara. Ya no se pueden llamar "los portavoces del trabajador" porque han perdido ese derecho tan legítimo.

Es necesario que vuelvan a recuperarlo. Sin dobles caras, sin corrupción...

Un saludo, Trecce!

Pablo D. dijo...

Deben de entonar el "mea culpa" y volver a su esencia. Tienen que ser los verdaderos guardianes del trabajo y el trabajador...

Gracias, amigo Xibeliuss. Yo también tenía "mono" de volver...jajaja.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Sí, Roca. Es necesario que los sindicatos vuelvan a su esencia natural.

Son los únicos que pueden ayudar al obrero a negociar con sus superiores.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Claramente, Mercedes. Sólamente el trabajador es el que va a perder con esta lucha...

Necesitamos a los sindicados de siempre...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Necesitamos eliminar la corrupción de estas organizaciones.

Es cierto que son cuatro los corruptos, pero son los que no dejan trabajar a los demás y los que otorgan este descrédito...

Un saludo, Dissortat!

Pablo D. dijo...

La nostalgia por ese sindicalismo puro, combativo y solidario con el trabajador nos debe de unir para obligar a los dirigentes sindicales a cambiar el rumbo de las organizaciones...

Un saludo, Matías!

Pablo D. dijo...

Muchas gracias, Adrián.

No debemos de conformarnos con este sindicato como "un mal necesario", sino que tenemos que pelear porque sea una necesidad y una ventaja para los trabajadores.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Siempre he sido de la opinión de que conocer la historia es muy importante para poder mejorar en el presente y el futuro.

En este caso, poder echar la vista atrás y recordar el sindicalismo pasado podría ayudar a que, el que hoy en día existe, no pueda campar a sus anchas...

Es muy grande Manolo, ¿A qué sí?.

Un saludo, Cármen!

Tani dijo...

En México atravezamos momentos en los que el sindicalismo está practicamente muerto. Solo sobreviven aquellas organizaciones vendidas al Estado, es decir, que no cumplen las funciones para las que un sindicato es creado. Una verdadera lástima que esto ocurra y, en el caso de mi país, que mucha gente considere que son organizaciones que están de más.

Related Posts with Thumbnails