lunes, 8 de noviembre de 2010

Diego Abad de Santillán: nacimiento de un anarquista



"Nací en España, pero en realidad soy tan argentino como Lanusse., Llegué al país en 1905, cuando era apenas un chiquillo de 7 años. No tenía edad para el trabajo, así que comencé bien temprano como campesino. En 1912, viendo que me gustaba mucho estudiar, mis padres decidieron que hiciera el bachillerato en Madrid. Ni bien me recibí de bachiller inicié la carrera de Filosofía en Madrid. En eso estaba cuando se desató una gigantesca huelga general. Fue en agosto del 17. Yo tenía algunos contactos con anarquistas pero no era todavía un militante. De cualquier manera anduve repartiendo panfletos y manifiestos y me llevaron preso.
Pidieron 12 años de condena para mí, pero sólo cumplí uno, porque hubo una amnistía. Seguramente pensaron: A éstos que son nuevitos vamos a darles solamente un susto. La cosa es que salí de la cárcel siendo anarquista: como los presos políticos tenían un régimen especial y podían recibir todo tipo de lectura, aproveché y leí a todos los anarquistas."
(...)
"Después de dejar la prisión me volví a la Argentina. Entré en La Protesta y al poco tiempo de estar allí se inició la Semana Trágica; yo estaba en la FORA (Federación Obrera Regional Argentina) del Quinto Congreso (anarquista ortodoxa); en fin, lo que pasó en esos días es bien conocido. Las masacres de obreros fueron algo infernal. Después de eso me di cuenta que, en realidad, estábamos bastante aislados aquí, y que nuestras luchas se daban sin comunicación con el resto del mundo. Así es que me fui a Alemania.
Allí, ya que estaba, me puse a estudiar Medicina. Entre eso y la política trabajaba 20 horas por día. En Alemania formamos la Nueva Internacional; yo representé allí a Argentina, México y Chile. Hoy, lamentablemente, sólo quedamos vivos dos de los fundadores: el alemán Souchy y yo. El día que él se muera sólo quedaré yo, si es que quedo, claro. Diablos, no puedo creerlo. A veces recuerdo todo lo que hacía yo en aquel entonces y me parece imposible haber podido con tantas cosas. Hace poco un viejo compañero me acercó una colección completa de un suplemento de La Protesta que hacía yo y era así no más, aunque no pudiera creerlo: yo la escribía, la armaba, traducía, hacía todo. Además, desde Alemania, llenaba diariamente una página del diario. No pude recibirme en Alemania: acá había polémicas internas en La Protesta y tuve que volver."
Revista "Siete días ilustrados" (1972)

24 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Otro personaje totalmente desconocido para mi, me temo.
Mal momento aquel en que uno echa la vista atras y se da cuenta de que ya no es capaz de hacer tantas cosas como solia. Pero es peor aun ese otro en el que uno se da cuenta de que "solo quedaré yo".

Feliz tarde

Bisous

CarmenBéjar dijo...

Un personaje interesante y desconocido para mí, como para madame Minuet. ¿Así que este hombre estuvo en la Semana Trágica de Barcelona de 1917?

Saludos

Carolina dijo...

Hola Pablo,
hombre inquieto Don Diego, un hombre muy culto, un convencido de la vida y de la militancia. Es un gran personaje.
Un abrazo!

ROSALIA dijo...

Querido Pablo, ahora sería impensable encontrar a un hombre así, dispuesto a sacrificar tanto por unos ideales. ¡Que cómodos nos hemos vuelto!
Besos.

Cayetano dijo...

Tampoco yo conocía a este hombre, a este anarquista militante.
Por lo que leo, una vida intensa, llena de compromisos y sacrificios personales. La lucha por un ideal lleva a situaciones de auténtico altruismo.
Saludos.

Laura Uve dijo...

Yo sí lo conozco. Lo que más me ha maravillado siempre de los anarquistas es su confianza en la cultura, en la difusión de ideas para generar cambios profundos en las personas. Crearon miles de periódicos, a veces de poca duración, y como Abad de Santillán, dedicaron sus energías a la Idea.
Un hombre muy interesante con una larga evolución. Una curiosidad, su nombre verdadero es Baudilio Sinesio García Fernández, pero siempre ha sido conocido por su seudónimo de Abad de Santillán.

Buena entrada, Pablo D.

Un saludo.

desdelaterraza-viajaralahistoria dijo...

Tampoco yo lo conocía. Es verdad que aquellas primeras décadas del siglo XX fueron, vistas desde el tiempo actual almenos, de gran agitación, interesantes de vivir para un ser involucrado en lo político y lo social. Un saludo.

NORMA dijo...

Utilizaba un seudónimo. Mi padre tenía un libro de memorias del año 77 sobre este personaje, de la editorial Planeta. Lo he leído un par de veces. Un hombre con ideas para cambiar la mentalidad de la sociedad comprometido.
Saludos Paco.

Xibeliuss dijo...

Gracias por presentarnos a Diego, Pablo: me sumo a los que no lo conocíamos.
Saludos

Trecce dijo...

Todo un referente del movimiento libertario, uno de sus grandes patriarcas y un gran intelectual.
Gracias por recordarlo.

Adrián J. Messina dijo...

Parece haber tenido una historia de militancia interesante, y más aún de haber participado en aquellos acontecimientos.
Una gran reseña.
Un saludo.

Pablo D. dijo...

Ser el último de una saga de grandes personajes debe de resultar un poco frustrante.

Y más sabiendo que las generaciones futuras no igualrán a las pasadas...

Un saludo, Madame!

Pablo D. dijo...

Sí, Carmen. Fue parte activa de la Semana Trágica y gracias a eso nos ha dejado una serie de documentos escritos que arrojan luz sobre el acontecimiento.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Totalmente de acuerdo, Carolina.

por lo que sé, es un personaje muy querido en Argentina también.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Poca gente es la que sacrifica todo por los demás...

Además, la mediocridad y la avaricia dejan en un segundo plano a este tipo de personajes.

Un saludo, Rosalía.

Pablo D. dijo...

Eran personas que miraban por los demás antes de hacerlo por sí mismos, Cayetano.

Si algo no era bueno para el mundo, no lo era para ellos.

Verdaderos altruistas, como tú bien apuntas.

Un saludo, Cayetano!

Pablo D. dijo...

Gracias por el apunte, Laura. Todo lo que sea enriquecer las vida de este gran hombre es bienvenido.

Siempre recuerdo un dicho que decía que allí donde había dos anarquistas se fundaba un periódico.

La cultura, algún día, será capaz de cambiar el mundo. ¿No lo crees?

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Fue una época muy convulsa para la sociedad.

El mundo se despertó y luchó contra la opresión que llevaba sufriendo durante tantos siglos.

Realmente interesante, Desde la Terraza.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Una gran biblioteca tenía tu padre, Norma.

Diego tenía auna mentalidad renovadora. Un personaje que buscaba la verdadera libertad...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Me alegro de que te gustase el personaje, Xibeliuss.

Un buen hombre este Diego. Se merece un hueco en la historia...

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Un gran hombre con mayúsculas, Trecce.

Un saludo!

Pablo D. dijo...

Resulta raro que este hombre no sea tan conocido dentro del mundo libertario, si es de los personajes que más han luchado por la libertad.

Un saludo, Adrián!

Ale× dijo...

en Bs As es más conocida la historia de los expropiadores que la de los colectivistas, por mística, supongo.
Es el creador del transporte público más popular por estas tierras: el colectivo.

Pablo D. dijo...

Otra genialidad de Diego la del colectivo porteño.

En tiempos de necesidad se necesitaba a gente así, que agudizara su ingenio, para que al gente pudiese seguir a delante...

Un saludo, Álex!

Related Posts with Thumbnails